Jueves, 19 de Mayo de 2011

Un candidato 'segregacionista' en el PSC

Roc Muñoz (PSC) aspira a ser el alcalde del último municipio creado en Catalunya

ALBERT MARTÍN VIDAL ·19/05/2011 - 08:20h

"Somos a Tarragona lo que Catalunya a España". La frase es del alcalde de La Canonja, Roc Muñoz. Nacido en Villacarrillo, Jaén, hace 55 años, lleva 16 dedicado a la política municipal con una obsesión: segregar la localidad de la ciudad de Tarragona. Esta meta se vio cumplida el 1 de enero de 2010: se convirtió en el municipio 947 de Catalunya.

Desde 1965, La Canonja había sido un barrio más de la capital tarraconense. Fue así por una decisión del gobierno de Franco relacionada con la construcción de un imponente complejo químico que aún hoy funciona en terrenos de esta localidad. "Si el alcalde del momento se hubiese cuadrado, ni Franco ni la Virgen María Santísima nos habrían quitado la municipalidad", explica a Público.

Franco convirtió en barrio de Tarragona una localidad rica por su industria química

Durante años, esta localidad en la que es poco menos que un insulto emplear la palabra "pedanía" vio cómo se incumplían los acuerdos y los recursos obtenidos del polígono petroquímico se marchaban inexorablemente a Tarragona. Ahora, en La Canonja se queda el 40% de los diez millones de euros anuales procedentes de la industria.

Muñoz es formalmente presidente de una gestora será alcalde oficialmente si vence, como apuntan los pronósticos, el día 22 donde también están CiU y PP. "Queríamos ejemplificar la unidad existente en esta cuestión", dice la convergente Cori Roca, su principal rival. "Es un hombre que quiere mucho a La Canonja, aunque es muy suyo", añade. El número dos del alcaldable socialista, Juan Antonio Ruiz, recuerda la convicción que mostró durante años con el tema. "Decía que los planetas se habían alineado a nuestro favor", recuerda.

"Que no viajen"

Muñoz bromea recordando cómo logró convencer a todo el mundo con respecto a La Canonja: "Les decía: Pido a mis vecinos que no viajen, pero no me hacen caso y se van a La Pobla de Mafumet [localidad vecina] y ven lo que es un municipio de verdad". Su firmeza es tal que se le oyó decir que, si el PSC se hubiera opuesto a la segregación, habría abandonado el partido. Nada raro en alguien que en ocasiones se ha referido a sí mismo como Abraracúrcix, el jefe de la aldea de Asterix.

En la inminente legislatura, no le faltarán proyectos: bajar los impuestos, conseguir que la industria química contrate a los vecinos en paro de La Canonja, un centro médico de atención primaria y el viejo sueño del museo del Mamut. "Los científicos dicen que el yacimiento que tenemos puede tener la importancia del de Atauerca", afirma. Más gasolina para un político acostumbrado a tener los domingos a 30 comensales en casa y que, el día de su boda, salió de la iglesia con la canción Against the wind (Contra el viento), de Bob Seger.

Noticias Relacionadas