Miércoles, 18 de Mayo de 2011

El Oporto, campeón de la Europa League

Vence al Braga gracias a un gol del delantero colombiano Falcao en la final disputada en el Dublin Arena.

AGENCIAS ·18/05/2011 - 22:39h

REUTERS/Jose Manuel Ribeiro - Falcao disputa un balón en la final de la Uefa Europa League en el estadio Dublin Arena.

El Oporto ha conseguido alzarse con la Europa League, segunda competición del fútbol continental, después de derrotar (1-0) al Braga en la final disputada en el Dublin Arena gracias a un gol en la primera parte de Falcao. El delantero colombiano ha finalizado el torneo con 17 tanto y se convierte en el máximo anotador de la competición.

El conjunto que dirige André Villas Boas, que ya ha ganado el título liguero y disputará el próximo domingo la final de la Copa ante el Vitoria de Guimaraes, ha llevado una trayectoria impecable desde que comenzó la competición y ha derrotado a un Braga que tuvo su oportunidad tras la reanudación, cuando Mosorró erró solo ante el guardameta Helton en la ocasión más clara.

Campeón de la Liga de Campeones en 1987 y 2004 y de la UEFA en 2003 (ahora llamada Liga Europa), el Oporto sucede en el historial de la competición al Atlético de Madrid, tras no dar opción a un Braga que llegaba a esta cita con la vitola de matagigantes.

No pudo ser, el equipo de la aristocracia portuguesa se impuso con una superioridad aplastante a una escuadra de la clase media-alta lusa que, no obstante, ha cuajado una sorprendente campaña en este torneo.

Los hombres dirigidos por André Villas-Boas controlaron la pelota durante casi todo el periodo, con el Braga encerrado en su mitad buscando el robo y balones largos para alguno de sus delanteros. Su única oportunidad llegó a los cuatro minutos de juego gracias a un azaroso cabezazo al área, sin objetivo claro, que habilitó a Custodio en el área después de que la defensa del Oporto saliese en bloque para activar el fuera de juego. El disparo del centrocampista bracarense golpeó el exterior de la red defendida por Helton.

El Oporto, por su parte, aprovechaba los primeros minutos en los que el Braga trataba de hallar su sitio en el campo para buscar la espalda de la zaga rival y percutir con Hulk por su banda derecha. En su segunda internada, el atacante brasileño se las arregló para dejar sentados a dos defensas y plantarse ante el meta Artur, pero su disparo con la zurda salió rozando el palo largo.

Habían pasado seis minutos de juego y el técnico del Braga, Domingos Paciencia, retrasó aún más a su equipo, encargando al delantero Paulo César tapar las subidas de Hulk. En una de esas ayudas, el improvisado defensa se hizo un nudo ante el colombiano Freddy Guarín, cuyo centro al área fue rematado impecablemente al fondo de las mallas por su compatriota Falcao, totalmente libre de marca en el punto de penalti. No dio tiempo para más, el Oporto se fue al descanso con un marcador que reflejaba su absoluto dominio de la situación y el extraordinario momento de forma que disfruta el delantero colombiano.

Tal y como sucedió al comienzo del partido, el Braga volvió a gozar de la primera oportunidad de gol, ésta mucho más clara, a través de las botas de Mossoró, quien había sustituido a Hugo Viana, mientras Kaká lo hizo por Alberto Rodríguez.

Con media hora de juego por delante, Paciencia efectuó su último cambio y dio entrada al delantero camerunés Albert Meyong en sustitución del hoy un desaparecido Lima. Como con los anteriores relevos, se trataba simplemente de oxigenar con piernas frescas cada línea.