Miércoles, 18 de Mayo de 2011

La juez impide al jurado conocer la declaración judicial del ladrón huido

EFE ·18/05/2011 - 15:00h

EFE - El yerno y jefe de seguridad de los joyeros Tous, Lluís Corominas (i), acusado de matar a un presunto ladrón, en la silla de los acusados de la Audiencia de Barcelona. EFE/Archivo

La magistrada presidenta del tribunal popular que juzga al yerno de los Tous Lluís Corominas ha impedido al jurado conocer la declaración que prestó ante la juez instructora el presunto ladrón que sobrevivió a los disparos del acusado, en busca y captura desde hace cuatro años.

La Fiscalía y la acusación particular han solicitado hoy la lectura de la declaración judicial de Dulji Kosum, al no haber acudido como testigo al juicio que se celebra en la Audiencia de Barcelona contra Lluís Corominas, acusado de matar de un tiro a un presunto ladrón que en diciembre de 2006 entró a robar en la casa de sus suegros.

La magistrada, no obstante, ha acabado atendiendo a los argumentos de la defensa y ha vetado la lectura de dicha declaración judicial porque cuando Dulji Kosum la prestó, el 12 de diciembre de 2006, lo hizo en calidad de imputado por el intento de robo en casa de los joyeros, lo que le daba derecho a mentir.

Además, ha añadido la juez, esa declaración se produjo en el marco de unas diligencias judiciales distintas, dado que todavía no se había abierto la causa para juzgar a Lluís Corominas por el procedimiento del jurado.

El rechazo a incorporar al juicio la declaración del supuesto ladrón, que se encuentra en busca y captura desde que abandonó la prisión preventiva por orden judicial en el año 2007, ha provocado la protesta de la fiscal, dado que priva al jurado de una prueba clave para el caso.

La ausencia del testigo huido, el más relevante pero a la vez el menos esperado del juicio, ha desencadenado hoy en la sala de vistas una situación delirante, cuando la magistrada ha pedido a una agente judicial que llamara al presunto ladrón, pese a las previsiones que no había acudido.

"¿Dulji Kosum?", ha preguntado, sin éxito, la funcionaria en el pasillo donde esperaban los testigos, sin poder disimular una sonrisa en sus labios.

La incomparecencia del único testigo presencial de los hechos deja al jurado popular sin una prueba fundamental para juzgar lo ocurrido, aunque en días anteriores el tribunal ha podido escuchar el testimonio de los mossos d'esquadra que detuvieron a Dulji Kosum, a los que el presunto ladrón reprochó que "la policía" hubiera "ejecutado a su amigo", mientras les decía: "nosotros robar, no matar".

En su declaración ante el juzgado de instrucción de Manresa (Barcelona), que forma parte del sumario, Kosum explicó que Corominas se acercó con su todoterreno al coche en el que se encontraba con el fallecido, paró en seco y efectuó dos disparos, sin que su compañero hubiera efectuado ningún movimiento del que se pudiera interpretar que pretendía sacar una pistola.

Posteriormente, Kosum suplicó a Corominas con las palabras "por favor, no me mate", y se mantuvo tendido en el suelo mientras el acusado le apuntaba con su pistola hasta que llegaron los mossos d'esquadra, apenas unos segundos después aunque a él le parecieron "horas", según explicó ante la juez.

El presunto ladrón arguyó que se encontraban frente a la casa de los Tous porque habían quedado allí con un amigo y su novia y dijo no saber nada del material que se le encontró en el vehículo, que incluía martillos, sierras radiales, emisoras de radio y material de montaña.

Hoy ha declarado también un comandante de la Guardia Civil que investigó a la banda, integrada por 64 personas, principalmente dedicadas al robo por el procedimiento de "butrón", a la que presuntamente estaba vinculado el fallecido.

El comandante se ha mostrado convencido de que cuando ocurrieron los hechos el robo en casa de los Tous era "inminente" y ha apuntado que en la zona debía haber otros miembros de la banda participando en el asalto al chalé, además del fallecido y su compañero y los dos intrusos que entraron en la vivienda.

A preguntas del jurado, el guardia civil ha sostenido que la pequeña célula -vinculada a la banda de 64 personas- de la que formaban parte el fallecido y Dulji Kosum debió quedar totalmente desintegrada tras los hechos, y presumiblemente sus miembros se agregarían a otros grupúsculos de la red.