Miércoles, 18 de Mayo de 2011

Miles de personas dicen adiós al ciclista belga Wouter Weylandt

EFE ·18/05/2011 - 14:26h

EFE - Familiares y amigos, incluyendo al ciclista Iljo Keisse, portan el ataúd con los restos del ciclista belga Wouter Weylandt durante el funeral celebrado en la iglesia de iglesia de San Pedro en Gante (Bélgica). El ciclista belga Wouter Weylandt falleció el pasado 9 de mayo a los 26 años en una caída durante la tercera etapa del Giro de Italia.

Miles de personas se congregaron hoy ante la iglesia de San Pedro, en el centro de Gante (Bélgica), para seguir en directo el funeral del ciclista belga Wouter Weylandt, fallecido el pasado 9 de mayo por una caída en Mezzanego (Italia) mientras corría la tercera etapa del Giro.

El cuerpo del fallecido entró en la iglesia a primera hora de la mañana a hombros de algunos de sus compañeros del equipo Leopard-Trek y flanqueado por motos de la Policía.

Durante dos horas, el público pudo entrar en el recinto para dar su último adiós al ciclista, de 26 años, antes de que empezara la ceremonia religiosa, a la que solamente asistieron familiares y amigos, según la agencia Belga.

Sin embargo, varios miles de personas siguieron la ceremonia desde el exterior, donde las autoridades locales instalaron una pantalla gigante.

Entre los asistentes estaban el ex ciclista belga Eddy Merckx y el entrenador de la selección belga, Carlo Bomans, además de compañeros de equipo como Fabian Cancellara y Franck Schleck, y excompañeros ciclistas como Tom Boonen, Iljo Keisse, Stijn Devolder, Jurgen Roelandts, Patrick Lefevere y Wilfried Peeters.

Otros no han podido acudir al funeral al encontrarse en plena competición, como es el caso de Andy Schleck, quien participa estos días en la vuelta a California.

Los participantes en el funeral han recibido un pequeño libro con fotografías de Weylandt y textos escritos por su esposa An-Sophie, que está embarazada.

La organización del Giro de Italia anunció la semana pasada que, por respeto a la memoria de Weylandt, retirará el dorsal 108, el que llevaba el belga en el momento del accidente.