Miércoles, 18 de Mayo de 2011

Medvédev mantiene la intriga sobre si se presentará a la reelección en 2012

EFE ·18/05/2011 - 12:46h

EFE - El presidente ruso Dmitri Medvédev da su primera gran conferencia de prensa, desde que asumió el cargo en 2008 y con la asistencia de cerca de 900 periodistas, hoy, miércoles 18 de mayo de 2011 en Skolkovo, a las afueras de Moscú (Rusia).

El presidente ruso, Dmitri Medvédev, aseguró hoy que pronto anunciará si se presentará a la reelección en 2012, al tiempo que subrayó que en su decisión no se guiará por "ambiciones personales".

"El anuncio está bastante cerca en el tiempo", afirmó Medvédev en su primera gran conferencia de prensa desde que asumió el poder en mayo de 2008.

Al mismo tiempo, Medvédev aseguró que la decisión de presentarse a un segundo mandato de seis años la tomará "de manera responsable" en interés del pueblo ruso, para lo que espera contar con el apoyo de un partido político.

Medvédev considera que "dicha decisión política debe tomarse en el preciso momento, cuando se den las condiciones para ello y cuando éste vaya a tener un impacto político decisivo".

"En nuestras manos está el destino de muchas personas. No podemos pensar sólo en nuestras ambiciones personales", dijo Medvédev ante la insistencia de casi un millar de periodistas concentrados en el centro de alta tecnología de Skólkovo, conocido como el Silicon Valley ruso.

El líder ruso aseguró que él y el primer ministro, Vladímir Putin, que tampoco descarta regresar al Kremlin, son "correligionarios".

"Nos conocemos desde hace más de 20 años. Coincidimos en muchas cosas, aunque no en todo. Desde el punto de vista estratégico, somos muy cercanos. De lo contrario, no podríamos trabajar juntos", dijo.

Pero "no obstante, esto no significa que no tengamos divergencias", remarcó.

Medvédev descartó que él y Putin vayan a competir uno contra otro en los cruciales comicios presidenciales de principios de 2012.

"Hay competencia que es buena y otra que lleva al país a un callejón sin salida", opinó.

Medvédev, que ha acortado en los últimos meses la desventaja en popularidad con Putin, modificó la Constitución rusa para ampliar el mandato presidencial de cuatro a seis años, por lo que si ganara las elecciones de 2012, permanecería en el poder hasta 2018.

Mientras Putin, que ha sido muy criticado desde la crisis financiera por su incapacidad para frenar el alza de los precios y el aumento del desempleo, aseguró que él y Medvédev "decidieron hace mucho tiempo que alcanzarían una decisión consensuada sobre las elecciones de 2012 en aras de los intereses del pueblo ruso".

Putin, que ascendió al Kremlin tras la renuncia de Borís Yeltsin, tuvo que ceder a Medvédev la presidencia en mayo de 2008 porque la Constitución rusa impide el ejercicio de más de dos mandatos presidenciales consecutivos.