Miércoles, 18 de Mayo de 2011

Sortu rechaza la "violencia del pasado" en su recurso ante el TC

Dice que el auto de ilegalización del TS incurre en una "omisión deliberada de documentos" y "falta de lógica"

GUILLERMO MALAINA ·18/05/2011 - 12:51h

El nuevo partido de la izquierda abertzale, Sortu, sostiene en su recurso de amparo presentado ayer en el Tribunal Constitucional que el contenido de sus estatutos, así como la "incorporación" a los mismos del artículo 9 de la Ley de Partidos, representan en sí la "ruptura con la estrategia de ETA" y la "expresión del rechazo a la violencia del pasado".

Así lo recoge el escrito de 174 folios, redactado por los abogados Iñigo Iruin y Adolfo Araiz contra el auto dictado por la Sala Especial del 61 del Tribunal Supremo (TS), el pasado 30 de marzo, para impedir la inscripción de Sortu en el Registro de Partidos "por ser continuidad" de Batasuna.

El recurso de Sortu se ampara también en la doctrina del TC sobre Bildu

Los letrados de la formación proscrita argumentan en su recurso que la prueba que sustenta el auto del TS [siete de los 16 magistrados votaron en contra] carece de la "solidez y rigor exigibles" para denegar la legalización y cuestionan, además, que dicha resolución incurre en "una omisión deliberada de documentos" y adolece de "falta de lógica" en su interpretación.

En el análisis que Iruin y Araiz realizan de los estatutos de Sortu como "contraindicio" recuerdan que esta formación, además de rechazar "sin ambages" la violencia de ETA y "cualquier connivencia" con la banda, asume el artículo 9 de la Ley de Partidos y todo ello, agregan, "ha sido omitido en el auto" por el TS.

Según los letrados, tal proceder es "inaceptable" dada la "indudable trascendencia objetiva" de la "incorporación" de la Ley de Partidos a los estatutos desde "tres perspectivas": la "concreción de la alteridad respecto a Batasuna", la "materialización de la ruptura con la estrategia de ETA" y la "expresión del rechazo a la violencia del pasado".

La clarificación de este tercer punto en el recurso ante el TC representa un paso más por parte de Sortu, dado que hasta ahora no había hecho explícito con tal nitidez ese "rechazo a la violencia del pasado".

Cuestionamiento del TS

En cualquier caso, la redacción del recurso de amparo está centrada en poner de manifiesto ante el TC que la Sala del 61 del TS no ha acreditado de "manera motivada y suficiente" que Sortu sea una "sucesión de Batasuna". Iruin y Araiz se amparan además para demostrarlo en la propia doctrina del Constitucional y, en concreto, en la resolución que revocó el auto del TS contra Bildu para permitirle concurrir a las elecciones de este domingo. "La pretensión de asegurar a ultranza, mediante controles preventivos, la seguridad del Estado constitucional pone muy en primer lugar en riesgo al propio Estado constitucional", arguyó el TC, en contra de la ilegalización "preventiva" de la coalición.

La defensa de Sortu recuerda en ese sentido en su recurso que, con las últimas reformas legales, el Estado dispone de instrumentos para actuar contra un partido y sus miembros en caso de apreciar connivencia con ETA una vez celebrados los comicios.

Los letrados de Sortu insisten, no obstante, como ya hicieron en sus alegaciones ante el TS, en que el "rechazo del terrorismo" es en sí mismo un contraindicio para lograr la legalización y se amparan para ello en la jurisprudencia establecida por el TC, en seis sentencias diferentes, entre 2003 y 2011, la última sobre Bildu.

También recurren a la doctrina del TC para defender el derecho de los miembros de la antigua Batasuna a constituir una nueva formación. "Ni los promotores, dirigentes o afiliados de los partidos políticos ilegalizados están privados del derecho de la acción política en el marco del sistema democrático", significó el Constitucional en la resolución sobre Bildu.

En su recurso de amparo, la defensa también afea que el TS llegara a la conclusión de que Sortu es una "sucesión de Batasuna" sin atender los indicios establecidos en la Ley de Partidos, sin analizar los estatutos, sin valorar las tomas de postura de sus promotores contra actos de kale borroka o el supuesto plan de ETA para atentar contra el lehendakari,Patxi López, sin valorar el "carácter concluyente" del rechazo a la violencia de ETA y sin tener en cuenta las declaraciones y los documentos de la izquierda abertzale o sus "divergencias" con ETA. "Es incuestionable la existencia de enfrentamientos y discrepancias", dicen para rechazar que Sortu obedezca a una estrategia de la banda.

Entre los documentos aportados, incluyen una carta enviada por Batasuna a los presos de ETA en enero de 2010 en las que les explica por qué la ponencia de la banda, Mugarri, quedó fuera del debate interno que la izquierda abertzale cerró con una apuesta por las vías políticas en exclusiva.

Iruin concluye así que el TS ilegalizó Sortu sin atender "una pluralidad de magnitudes y referencias", como exige la doctrina del TC. Según explicó ayer tras presentar el recurso, tiene una "razonable esperanza" en que el Constitucional ampare al nuevo partido abertzale.