Miércoles, 18 de Mayo de 2011

"Emery sólo sigue si quiere Albelda"

El capitán es quien manda en el Valencia

ENRIQUE MARÍN ·18/05/2011 - 08:00h

AFP - Emery, durante un partido en Mestalla.

"Hemos hecho el ridículo. El pasillo al Madrid ha durado hasta el minuto 60. La vergüenza que he sentido en el banquillo no la había pasado nunca. Ahora mismo estoy perdiendo vida por esta derrota". Las lamentaciones de Emery al término del 3-6 que el Madrid le endosó al Valencia eran comprensibles. Si el guipuzcoano estaba poco respaldado, la histórica goleada del Madrid puso en serio peligro su continuidad en el banquillo ché. El presidente, Manuel Llorente, bajó al vestuario de Mestalla y obligó a su técnico a ver con él las imágenes del partido y darle alguna explicación sobre lo sucedido. Por sus declaraciones en sala de prensa, parece evidente que Unai fue incapaz de dárselas, pues ni él mismo las conocía.

El vestuario desliza que la renovación del técnico necesita su visto bueno

La derrota una semana después en Pamplona fue otro duro revés para Emery, si bien la visita de la Real Sociedad a Mestalla resultó balsámica y a la postre también decisiva para que el Valencia mantuviera la tercera posición liguera, por delante del Villarreal.

Si bien el pasado domingo Llorente trasladó la decisión a la finalización de la Liga, el hecho de que el empate de conveniencia contra el Levante asegurara la ansiada tercera plaza, lo ha precipitado todo. Llorente ha convocado para hoy una reunión extraordinaria del Consejo con la renovación de Emery como único punto del día. El presidente nunca ha dicho que la tercera plaza aseguraba automáticamente la continuidad de Unai. El secretario técnico del club, Braulio Vázquez, es partidario de la continuidad del entrenador, aunque la propuesta de renovación no sólo es por una temporada, sino también con unas condiciones económicas inferiores a las actuales. Esto se puede interpretar como una invitación a que Emery decida no renovar y, de esta manera, ser él quien abandone el Valencia y no Llorente quien le echa. Unai quiere un año, más otro opcional y mando en plaza para regenerar un vestuario que no controla. Según parece, el guipuzcoano tiene una oferta del extranjero, que podría ser el Benfica, así como contactos con un par de clubes españoles, eso sí, ambos de inferior nivel al del Valencia, algo que considera un paso atrás en su carrera.

Llorente sólo ofrece al vasco un año y unas condiciones económicas a la baja Si Emery acepta la oferta a la baja, iniciará su cuarta temporada como técnico blanquinegro, algo que en la centenaria historia del Valencia sólo han hecho Jacinto Quincoces (1948-1954) y Di Stéfano (1970-1974). Los números avalan al hondarribitarra, con dos terceros puestos consecutivos, pero, como desliza una voz del vestuario "Llorente renovará al míster si así lo quiere Albelda".