Miércoles, 18 de Mayo de 2011

La UE limita las apuestas a la baja en deuda pública y Bolsa

Salgado asegura que la regla contribuirá a evitar en el futuro una "ola de especulación" como la que el año pasado sufrió España. La medida tiene que ser pactada con la Eurocámara

DANIEL BASTEIRO ·18/05/2011 - 08:00h

La ministra española, Elena Salgado, charla con su colega belga, Didier Reynders. ap

Los ministros de Finanzas de la UE lograron ayer, tras meses de debate, un acuerdo para prohibir ciertas operaciones altamente especulativas en los mercados en caso de que pongan en riesgo la estabilidad de un país o del sistema financiero. El pacto fija los criterios comunes que podrán aplicar las autoridades bursátiles de los 27 países socios. Además, da poder a los organismos supervisores comunitarios para prohibir temporalmente varios tipos de apuestas a la baja contra acciones o deuda pública, como las ventas a corto al descubierto y los credit default swaps (los CDS, o seguros contra el riesgo de impago).

El Consejo, la institución que reúne a los gobiernos de la UE, deberá negociar ahora los detalles con el Parlamento Europeo, que mantiene una posición mas severa contra los especuladores, hasta llegar a un acuerdo que evite en el futuro ataques como los sufridos por algunos países, entre ellos España, durante los meses de más inestabilidad en los mercados. Las ventas a corto son operaciones que apuestan a la caída de la acción o el bono de deuda a través de la comercialización de títulos que el vendedor no posee, pero que acuerda comprar en un periodo breve de tiempo, cuando baje la cotización. Su interés en la apuesta a la baja consiste en quedarse con el margen que resulta de vender más caro y comprar más barato. Cuando esas ventas son al descubierto, el especulador vende un producto que ni siquiera tiene previsto adquirir para saldar la operación a posteriori. De ahí su carácter altamente especulativo.

Bruselas subraya que las ventas a corto "pueden amplificar la crisis"

"Las ventas a corto pueden ser útiles para facilitar liquidez o contribuir a la fijación de precios", aseguró ayer Michel Barnier, comisario de Mercado Interior (en realidad, funcionan como un termómetro del riesgo, al igual que los CDS). "Pero también pueden amplificar crisis por pura especulación", agregó Barnier. Además de la prohibición temporal, ya ensayada por Alemania hace un año, los inversores que superen un umbral de transacciones en masa deberán informar a los reguladores para descartar ataques coordinados contra una institución financiera o la deuda soberana. La notificación conducirá a una "cierta identificación" de los actores clave en el mercado. Según la vicepresidenta económica, Elena Salgado, la medida aprobada ahora "evidentemente hubiera contribuido, qué duda cabe, a limitar esa ola de especulación" que puso a España contra las cuerdas en mayo del año pasado.

Segundo rescate griego

Por otra parte, los 27 avanzaron ayer en las negociaciones para un segundo rescate de Grecia. Los ministros pidieron a Atenas que acelere sus privatizaciones para reducir su dependencia del fondo de rescate y de unos inversores privados que están deseando abandonar el país. El presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, reconoció la posibilidad de una "reestructuración suave"; pero sus palabras fueron matizadas más tarde por su equipo, asegurando que se refería a una "redefinición", expresión también utilizada por Olli Rehn, comisario de Economía. Según Rehn, si Grecia hace "lo antes posible" los deberes (privatizaciones por valor de 15.000 millones en año y medio), la UE se planteará prolongar el rescate y pedir a los bancos que no huyan de Atenas.

Los reguladores del mercado podrán prohibir estas operaciones

Además, la zona euro podría comprometer más millones para Grecia gracias a su fondo de rescate, que ayer completó su remodelación. Los socios de la moneda única se comprometieron ayer a avalar hasta 700.000 millones, un 60% más de lo pactado hace un año.

España elevara sus garantías hasta los 83.764 millones. El compromiso del Gobierno requiere aprobación parlamentaria, algo que no corre prisa, según Salgado, porque los avales no computan en el déficit y las necesidades de los rescatados están cubiertas.

¿Qué está regulando Europa?

¿Qué son las ventas a corto?  

Es una operativa de los inversores más especulativos para ganar dinero apostando a la caída de precio de un valor. Normalmente se hacen tomando prestadas acciones o títulos del valor sobre el que se quiere apostar dando órdenes masivas de venta que hacen bajar el precio, lo que permite recomprar acciones más baratas.  

¿A qué se llama ventas a corto descubiertas? 

Se llaman ventas a corto descubiertas las operaciones descritas anteriormente que se hacen sin tomar prestadas las acciones o títulos sobre los que se apuesta. Los inversores pueden vender títulos que no tienen (descubiertos), para forzar la caída de un valor y luego comprar a un precio más barato que el inicial.  

¿Qué está prohibiendo Europa?  

La Unión Europea quiere evitar que se puedan especular a la baja contra los países o el sistema financiero en casos de riesgo especial. En plena crisis de deuda en mayo de 2010, Alemania prohibió las posiciones cortas en los seguros de crédito de impago (CDS). Ahora se trata de extender esa política a toda la Unión Europea.  

¿Por qué se ha tomado la decisión?  

"Se ha comprobado que la operativa de apostar financieramente a la baja contra la deuda pública de los países tiene consecuencias en la economía real", explica Javier Flores, director de inversiones de Dracon Partners. Lo ocurrido en 2010 hizo subir el precio de la deuda pública y eso impactó en las finanzas de los estados.  

¿Quién se encargará del control? 

Aunque todavía no están definidos los últimos detalles, está previsto que sea el regulador de los mercados europeos CERS (algo así como la CNMV) el que controle la operativa y el que tenga la capacidad de decidir si la situación es lo suficientemente delicado como para prohibir las apuestas a la baja.  

¿Tendrá efecto en caso de aplicarse?  

"Es un mercado muy opaco y difícil de controlar, pero el hecho de que los reguladores puedan acusar de ‘abuso de mercado' en caso de incumplimento activará los controles internos de los ‘hegde funds' (fondos de alto riesgo), que son los que más los utilizan", explica Jorge Canta, profesor de regulación del IEB.