Miércoles, 18 de Mayo de 2011

La Policía alerta de que los radicales quieren reventar la protesta

El domingo identificó a 400 radicales

PEDRO ÁGUEDA ·18/05/2011 - 08:20h

Protestas en Madrid.

Sobre el movimiento Democracia Real Ya se cierne una amenaza más tangible que la voracidad de los mercados y la inoperancia de los políticos. Ha sido la propia Policía la que ha advertido a sus representantes de que un grupo de violentos está tratando de adueñarse de las movilizaciones, como ocurrió al término de la protesta del pasado domingo.

La Brigada de Información de Madrid identificó durante la marcha de hace tres días a más de 400 habituales de altercados violentos que se autodefinen como de extrema izquierda y anarquistas. A este grupo pertenecen al menos 15 de los 18 detenidos el domingo. De esa quincena, la mitad tienen antecedentes policiales y todos aparecían en los ficheros de la Brigada que se encarga de combatir a los grupos ultras en Madrid, informaron a Público fuentes de la investigación. Todos los detenidos quedaron en libertad con cargos.

La Brigada de Información infiltró a sus agentes entre la masiva manifestación y cuatro de ellos resultaron heridos mientras practicaban, camuflados, las detenciones. Ayer, un juez de Madrid tomó declaración a 18 arrestados y los dejó en libertad con cargos de atentado a la autoridad y desórdenes públicos. Las escenas vividas a las puertas de los Juzgados de Plaza de Castilla son un ejemplo del peligro advertido por la Policía. Unas 200 personas acudieron a respaldar a los detenidos, pero conforme pasaron las horas empezaron a destacarse los radicales, que agredieron a los periodistas con patadas, empujones y escupitajos e inutilizaron las cámaras con vaselina. Así consiguieron su objetivo: que no se grabara a los arrestados el domingo, informa Ana Requena.

Desalojo en la Puerta del Sol

De madrugada, la Policía había desalojado a aquellos que, de forma pacífica, habían acampado en la Puerta del Sol. La Delegación del Gobierno atendía así a un requerimiento del Ayuntamiento, que alegó un supuesto problema de orden público. Durante el desalojo hubo un detenido que se resistió especialmente, según fuentes policiales, y un agente resultó herido leve.

Los acampados denunciaron golpes, pero los agentes no cargaron y arrastraron uno por uno a los manifestantes, según fuentes policiales. Mientras, los jóvenes gritaban "no a la violencia" y "es por vuestros hijos". Esta versión coincide con las imágenes colgadas ayer en la red. Sin distinción entre las distintas actitudes de los manifestantes, el consejero de Interior de Madrid, Francisco Granados, habló de que "esta gente ha estado enturbiando la convivencia de los madrileños en los últimos días y las últimas horas".

Noticias Relacionadas