Miércoles, 18 de Mayo de 2011

Caza al padre pederasta

El relato de las pesquisas para detener al abusador de cuatro niños

Ó. LÓPEZ-FONSECA ·18/05/2011 - 08:00h

Imágenes de la ficha policial alemana de Holger J.

Miércoles, 13 de abril. La Embajada de Alemania informa a la Brigada de Investigación Tecnológica (BIT) de que la policía germana investiga un vídeo en el que un hombre viola a cuatro menores que le llaman "papá". Sospechan que se ha grabado en España. Tras analizar la imágenes, los investigadores españoles llegan a la misma conclusión: el pederasta y sus víctimas han estado en Balears. Una visera con la expresión mallorquina "ca'n" bordada es el indicio.

Comienza la operación Cool, una investigación que, ocho días después, permitirá cazar al presunto autor: Holger J., un alemán de 32 años que supuestamente abusaba de dos de sus hijos y de dos de una exnovia y lo grababa en vídeo. Incluso ofrecía a otros pederastas violar a los niños.

Jueves, 14 de abril. Los policías españoles realizan un segundo análisis del vídeo y extraen nuevos detalles: el camarote donde se producen las violaciones, un objeto rectangular con la palabra "chef", los calcetines del abusador, sus manos manchadas de grasa... Los agentes elaboran una primera hipótesis: el pederasta puede ser alguien encargado del mantenimiento de barcos.

Viernes 15 de abril. Los agentes investigan en puertos deportivos, empresas de mantenimiento de yates y colegios. Las dos primeras vías ofrecen escasos avances, pero las pesquisas en los centros escolares de la isla frecuentados por niños alemanes permiten localizar uno en el que la secretaria cree identificar a las dos niñas del vídeo. Una, asegura, aún estudia allí. Los agentes la siguen ese mismo día, pero pronto descartan que sea una de las víctimas.

Sábado 16 de abril. Los policías localizan a la antigua propietaria del centro escolar, que les facilita fichas de los antiguos alumnos. Los agentes encuentran que un tal Holgertuvo en dicho centro a sus tres hijos y a los dos de la mujer con la que convivía. Con esa identidad, los policías rastrean teléfonos y direcciones. También solicitan a Alemania datos sobre el sospechoso y consiguen así las primeras fotos de este. Pese a ello, la investigación sufre un frenazo. Los teléfonos y empresas que aparecen relacionados con su nombre no están operativos.

Domingo 17 de abril. Los agentes localizan la página de Facebook de Holger. También localizan una web en la que narra sus salidas a navegar y una cuenta de Tuenti a nombre de su hijo mayor con el nombre de un colegio. Hallan incluso un foro en el que el sospechoso se ofrece como donante de semen para parejas homosexuales. Los agentes se hacen pasar por dos mujeres y le envían un email. Al final del día, descubren el centro escolar de sus hijos gracias a un documento en internet de la Conselleria de Educación.

Lunes 18 de abril. Acuden al colegio y la directora les confirma que los pequeños estudian allí, aunque nunca ha visto a su padre. Los agentes deciden seguir a la madre cuando los recoge, pero descubren que ya no vive con el sospechoso. Por la tarde, Holger responde al email de la falsa pareja homosexual. Se muestra dispuesto a fijar una cita para donar su semen.

Martes 19 de abril. La policía localiza una empresa activa a su nombre. Vigilan la sede, pero no da resultados. Los ánimos empiezan a decaer, cuando la directora del colegio telefonea para decirles que la madre la ha avisado de que Holger ira al día siguiente a recoger a los niños.

Miércoles 20 de abril. Desde primera hora, 16 policías rodean el colegio de modo discreto. A las 13.30, ven llegar a Holger en un coche y aparcar. Es detenido al descender del vehículo. El padre pederasta ha caído en sólo ocho días.