Martes, 17 de Mayo de 2011

El cambio climático produce infecciones, hambre y enfermedades

Reuters ·17/05/2011 - 19:09h

Por Genevra Pittman

El cambio climático amenaza mucho más que a nuestro ambiente.

Ya diseminó enfermedades infecciosas y respiratorias por el mundo y causó miles de muertes con las olas de calor y otros problemas climáticos extremos. Hasta generó revueltas en Medio Oriente y Africa del Norte.

Así lo afirman Dan Ferber y el doctor Paul Epstein en su nuevo libro Changing Planet, Changing Health: How the Climate Crisis Threatens Our Health and What We Can Do about It (University of California Press, abril del 2011).

La salud de los seres humanos está directamente asociada con la forma en que, como comunidades, naciones y población mundial, respondemos a la creciente amenaza climática, sostienen Ferber, periodista científico, y Epstein, director asociado del Centro para la Salud y el Medio Ambiente Global de la Escuela de Medicina de Harvard.

Ferber y Epstein dialogaron con Reuters Health sobre cómo la malaria, la enfermedad de Lyme y el cólera, además de la falta de alimentos y la malnutrición, se están volviendo amenazas cada vez más graves con el aumento constante de las temperaturas.

Para Epstein, "cambiar la economía es crítico para (...) reescribir las reglas" del manejo climático. La industria financiera tiene mucho en juego.

"Con el aumento de los eventos extremos, que afectan especialmente la seguridad alimentaria y los precios de los alimentos, veremos un mayor interés de los inversores y los aseguradores en mantener la estabilidad social", agregó.

Ya, "en las últimas décadas, la industria financiera advirtió los peligros y los riesgos del cambio climático", señaló.

MUCHAS AMENAZAS, UNA CAUSA

El cambio climático está golpeando la salud humana, y la estabilidad política y social, coincidieron Epstein y Ferber. A diario, se esconden muchos de esos efectos.

Hasta un par de grados más de temperatura, señalaron, dan lugar a pestes causantes de enfermedades infecciosas: desde malaria en Kenia hasta enfermedad de Lyme en Maine.

Y la idea de que las regiones saturadas de infecciones van a reducirse, en lugar de expandirse, no ayuda porque pasa por alto otros puntos clave, según Epstein.

Las pestes también afectan la naturaleza, al eliminar bosques y aumentar el riesgo de incendios, hasta en sitios que eran muy fríos como para que esas pestes alcanzaran cierta altura.

Otra consecuencia del cambio climático: el calor y el dióxido de carbono magnifican los efectos del asma y la alergia, sobre todo en las ciudades, donde cada vez más niños desarrollan trastornos respiratorios.

Y la combinación de las olas de calor y las sequías no sólo produce una crisis de salud en el lugar afectado, sino que también amenaza la salud pública mundial porque destruye los cultivos y aumenta los precios de los alimentos.

La disponibilidad de los alimentos sería el problema más grave.

"El alimento, el aire y el agua son problemas de salud pública. Son los sistemas de soporte vital. Son, en definitiva, los factores más críticos y sensibles de la inestabilidad climática", dijo Epstein.

Un clima inestable, explicó, está directamente asociado con la alteración social y política.

"La Tierra puede adquirir un nuevo equilibrio, pero tenemos que retroceder. Estamos presionando demasiado", agregó.

UNA POSIBILIDAD PARA LA INDUSTRIA

Pero no todo son malas noticias. Ferber destacó que existe un motivo de esperanza: podríamos estar en un punto de aceptación y solución del cambio climático, un giro que la economía puede impulsar.

Algunas empresas, explicó, ya encontraron cómo obtener ganancias y crecer con políticas amigables con el clima.

Mientras los industriales empiezan a darse cuenta de que las plantas que utilizan carbón como fuente de energía, por ejemplo, no son una buena inversión, Ferber dijo que las comunidades pueden tomar medidas para que sus calles, negocios y hogares ser más amigables con el medio ambiente.

Plantar árboles, colocar bicisendas y techos "verdes", además de financiar proyectos para que los habitantes puedan mejorar sus hogares en esa dirección, son acciones posibles para generar cambios concretos.