Miércoles, 16 de Enero de 2008

Defensa pone en marcha una operación para enviar 4 aviones espía a Afganistán

EFE ·16/01/2008 - 14:00h

EFE - Imagen de archivo del ministro de Defensa, José Antonio Alonso.

Defensa ha puesto en marcha la operación para enviar a Afganistán cuatro aviones espía, denominados UAV, que estarán plenamente operativos al inicio de la primavera para mejorar la seguridad de la misión desplegada en Afganistán, según han anunciado hoy a Efe fuentes del departamento de José Antonio Alonso.

El ministro de Defensa tiene previsto comparecer próximamente en el Congreso para informar sobre esta operación y pedir la autorización del envío a Afganistán de los 36 militares que integrarán el equipo que manejará los UAV.

Para preparar el dispositivo de la operación, cinco oficiales del Ejército de Tierra partirán en los próximos días hacia la base española de Herat.

Estos oficiales elaborarán un informe técnico de necesidades, que presentarán a Defensa a su regreso a España, hacia la segunda semana de febrero.

Según Defensa, los cuatro aviones no tripulados llegarán a España en la primera semana de febrero, una vez que su empresa fabricante israelí culmine una serie de mejoras técnicas en los aparatos, especialmente en las estaciones terrestres o plataformas.

Mientras tanto, en España estos días continúa la formación de las tripulaciones de los aparatos, porque las exigencias del fabricante para conceder las acreditaciones de pilotaje son rigurosas.

Según las mismas fuentes, durante el mes de febrero se instalarán los sistemas de encriptación o cifrado de datos, que son de fabricación española, para garantizar la confidencialidad de las imágenes y grabaciones obtenidas en sus vuelos.

Durante el próximo mes se trasladará a Afganistán todo el material necesario e indispensable para que los UAV entren en funcionamiento, como aparatos electrógenos o hangares.

Estos UAV, los primeros que tendrá España, serán utilizados al cien por cien de su capacidad al comienzo de primavera, coincidiendo con el fin de las extremas condiciones climatológicas que azotan la provincia de Badghis, la zona de responsabilidad española en Afganistán.

El pasado 21 de diciembre el Ejército de Tierra recibió los cuatro UAV que servirán para mejorar la seguridad y los aspectos de inteligencia de la misión desplegada en Afganistán.

Una delegación del Mando de Apoyo Logístico del Ejército de Tierra, encabezada por el coronel Molano, recibió los aviones en la sede de la división Malat de Israel Aircraft Industries (IAI).

Los cuatro nuevos aviones espía conforman el Sistema de Plataforma Autónoma Sensorizada de Inteligencia (PASI), y el modelo elegido es el Searcher MK II-J, que incorpora una de las tecnologías más avanzadas en este tipo de materiales, con un alcance de 300 kilómetros y 12 horas de autonomía de vuelo.

Este sistema está basado en plataformas aéreas con posibilidad de empleo de día y de noche, que permite acciones de vigilancia, obtención de información y reconocimiento de zonas en profundidad.

Para ello cuenta con cuatro plataformas aéreas, una estación de control en tierra, una sistema de lanzamiento/despliegue y aterrizaje, una terminal de datos en tierra y una terminal de vídeo remoto.

Hace un año, el 19 de enero, el Consejo de Ministros autorizó la compra de los cuatro UAV por 17 millones de euros.

Posteriormente el 27 de abril, el Ministerio de Defensa adjudicó a la Unión Temporal de Empresas (UTE) integrada por las españolas Indra Sistemas y EADS-CASA, así como la israelí IAI, el contrato para la fabricación de los aparatos.