Martes, 17 de Mayo de 2011

Se derrumba un edificio de Lorca que estaba siendo demolido

Al caer el edificio, los cascotes han dañado la iglesia de Cristo Rey, contigua al inmueble

AGENCIAS/PÚBLICO.ES ·17/05/2011 - 11:16h

EFE - Efectivos de la Unidad Militar de Emergencias, realizan trabajos sobre las viviendas dañadas en el barrio de La Viña.

El edificio que ayer iba a ser demolido en el barrio de La Viña de Lorca por graves desperfectos en su estructura a causa de los terremotos del pasado miércoles se ha desplomado esta mañana, mientras operarios municipales trabajaban en su demolición.

La demolición controlada del edificio, de cuatro plantas y un bajo comercial, se ha iniciado alrededor de las ocho de la mañana por parte de técnicos de la empresa AYTSA (Háridos y Transportes S.A).

Una retroexcavadora estaba mordiendo la fachada del inmueble cuando se ha venido abajo la estructura del edificio, de ocho años de antigüedad y una vivienda por planta, y al caer ha arrastrado parte de la fachada de la iglesia de Cristo Rey, que se encuentra situada enfrente del inmueble.

Según fuentes de la empresa que llevaba a cabo los trabajos de derribo, con el desplome del edificio, en el que no se han registrado heridos ya que la zona se encontraba acordonada desde ayer, "ha quedado más limpia la demolición que si se hubiera hecho con maquinaria".

Ahora los técnicos estudiarán el estado de los inmuebles colindantes para ver como se procede con ellos y, según las mismas fuentes, probablemente, habrá que demoler la iglesia de Cristo Rey, al menos parcialmente.

Las mismas fuentes han calculado que el desplome dejará unas mil toneladas de escombros, que se retirarán y colocarán en una zona del vertedero municipal separada del resto para que los vecinos puedan recuperar lo que no se haya destrozado con el desplome.

Según han informado a Efe fuentes municipales, el edificio se construyó alrededor de 2003 y contenía "graves desperfectos" en pilares y estructura a consecuencia de los seísmos, por lo que la única solución era su derribo. Los cinco propietarios del inmueble firmaron ayer por la tarde en el jardín anexo al edificio los consentimientos de derribo, mientras los técnicos municipales analizaban la forma más segura de derribarlo. 

Nuevo convenio para detallar las ayudas por edificios afectados

Esta misma mañana, el ministro de Fomento, José Blanco, el presidente de la región de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, y el alcalde de Lorca, Francisco Jódar, han firmado un convenio para establecer ayudas para la rehabilitación de los edificios que quedaron dañados a causa de los terremotos.

El convenio establece 106.000 euros a las familias cuya vivienda haya sido destruida, 24.000 para cada uno de los propietarios cuya casa no haya quedado destruida, pero sí dañada, y 6.671 euros al año durante dos años en subvenciones para el alquiler.

Asimismo incluye ayudas en el caso de destrucción o daños en enseres de primera necesidad con una cantidad de hasta 2.580 euros para su reposición. 

Mientras, la mañana trancurre en Lorca con los derribos de más edificios que estaban señalados como irrecuperables. Además, se va a intentar extender el gas natural por la localidad y reanudar otros servicios y actividades.

Preparativos para el campamento único

Los evacuados podrían ser desplazados hoy al campamento único

Además, Emergencias 112, Protección Civil, Cruz Roja y la Unidad Militar de Emergencias están ultimando el operativo de traslado a un campamento unificado, para 4.000 personas, que han permanecido en otros tres provisionales desde el miércoles pasado.

Los evacuados serán desplazados, previsiblemente hoy, en autobuses, que ya están llegando al campamento del Huerto de la Rueda, el mayor de los tres. Los otros dos campamentos son el La Viña y el Instituto Ibáñez Martín, más pequeños.

Todos los acampados, la mayoría extranjeros, irán a la zona deportiva de La Torrecilla, donde el ejército ha estado instalando tiendas de campaña y letrinas.

Según diversas fuentes próximas a la organización de la operación, sólo irían al nuevo campamento aquellas personas que realmente están empadronadas en Lorca y padecen las consencuencias de los temblores. El consistroio lorquino pretende disuadir a aquellas personas que, haciéndose pasar por víctimas del terremoto, intentan recibir comida gratis.

Durante estos días se han detectado en los campamentos personas que no vivían en Lorca antes de la catástrofe, sino que han venido desde otras localidades para apovecharse de la alimentación, mantas y servicios sociales que se prestan.