Martes, 17 de Mayo de 2011

Un lavado de cara para el epicentro de la 'Gürtel'

Alternativa por Boadilla aspira a ganar presencia tras el 22-M

ELENA HERRERA ·17/05/2011 - 08:30h

Los integrantes de APB, ayer, en Boadilla. guillermo sanz

En Boadilla, el epicentro de la trama Gürtel, un grupo de vecinos se hacen llamar a sí mismos el "equipo contra la corrupción". Capitaneados por Ángel Galindo, el abogado y concejal que destapó el escándalo en el municipio, forman el partido independiente Alternativa por Boadilla (APB). No son nuevos, llevan años denunciando las consecuencias de la nefasta gestión de sus representantes políticos y dicen estar hartos de "corruptelas y amiguismos".

Los conservadores gobiernan en Boadilla desde 1991. En los últimos comicios, los de 2007, obtuvieron 16 de los 21 concejales. El PSOE sumó cuatro y APB, uno. La Gürtel se ha llevado por delante a dos alcaldes del PP. Primero, en febrero de 2009, cayó Arturo González Panero. Y hace poco más de tres meses, dimitió su sucesor, Juan Siguero, también imputado en la trama de corrupción.

Los 21 integrantes de la lista de APB tienen trabajos al margen de la política

"Paracaidistas"

Lo primero que aclara Galindo es que los 21 integrantes de las listas de APB viven en Boadilla y tienen profesiones al margen de la política. Una circunstancia que contrapone al "equipo de paracaidistas del PP, que no viven en Boadilla ni conocen el pueblo".

Se declaran "defensores de lo público, de la ética y del control a las instituciones" y aseguran que no abordan sus problemas desde la ideología. "Aquí hay gente que en las autonómicas o generales vota a otros partidos, estamos unidos para hacer una Boadilla mejor y para limpiar el Ayuntamiento de corrupción, porque no toda la limpieza está hecha", apunta Galindo.

La corrupción se ha llevado por delante a dos alcaldes del PP en Boadilla

Vicente López va en el número 13 de la lista y decidió unirse a APB "para que la representación del pueblo sea real, no política". Victoria Zamora, la número tres, dice estar "harta" de que el PP tenga el concepto de que "el pueblo es una empresa que tiene generar beneficios". De manera similar piensa Alicia Martín, la número nueve en la lista, que dice haber encontrado a un grupo "honesto de gente que no se va a conformar con las franquicias del PP o del PSOE".

Ataviados con las camisetas de la formación, llevan un ritmo frenético de campaña. En un viejo Citroën Mehari recorren el pueblo repartiendo octavillas.

Para el 22-M esperan ganarse el voto de sus vecinos, también de los que votaron al PP y ahora se sienten "traicionados", y poder llevar a cabo sus medidas de "reducción del despilfarro en sueldos públicos", optimización de la gestión municipal, aumento de las políticas sociales y transparencia.

Noticias Relacionadas