Martes, 17 de Mayo de 2011

Expulsado de una iglesia tras afear a un cura sus injurias

Un profesor interrumpió al cura cuando dijo que el Gobierno "asesina" niños en el vientre de sus madres

A. G. ·17/05/2011 - 01:00h

Primitivo González.

Primitivo González es católico practicante, además de ingeniero naval y catedrático de la Universidade de A Coruña. Pero este domingo vivió un percance que le ha hecho sentirse "ofendido" como ciudadano y le ha llevado a denunciar a uno de los párrocos de la localidad madrileña de Villanueva del Pardillo. El catedrático, de visita en Madrid para celebrar las fiestas de San Isidro con su hijo, fue expulsado de la iglesia del pueblo por haberse atrevido a interrumpir al padre Enrique Olmo en el momento de la homilía, según informó ayer el blog Religión Digital (www.religiondigital.com) y confirmó a este diario el propio González. "Estamos en misa, no en un mítin", apostilló González después de que el párroco acusara al Gobierno de "ser más nazi que los nazis de Alemania" por "asesinar a los niños en los vientres de su madre".

Según la versión del catedrático, Olmo también increpó a la ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, por la nueva Ley de Muerte Digna. "Es una asesina de ancianos y de personas que estorban", espetó el cura.

Cuando González se decidió a interrumpirle, cuatro hombres le empujaron en un acto "espontáneo" para forzarle a salir de la iglesia. Inmediatamente, se dirigió a El Escorial a interponer una denuncia contra el cura por injurias al Gobierno. "Me he sentido ofendido como ciudadano", explicó el profesor, que cree que el párroco "se excedió". "El Gobierno no obliga a nadie a abortar ni a hacer otras cosas", aseveró.

González cree que un cura no tiene derecho a utilizar el púlpito para injuriar a un Gobierno elegido democráticamente. "Voy a misa a escuchar la palabra de Dios, y no a un mitin político", aseveró.

No obstante, como indicaba ayer a este diario, el catedrático considera su decisión de denunciar al párroco como "un acto puntual y particular". "No quiero que nadie se solidarice conmigo; tampoco pretendo seguir con esto ni hacer un partido político a partir de este tema", concluyó.