Martes, 17 de Mayo de 2011

Rajoy alaba la "firmeza" de Bauzá un día antes del mitin de Camps

El PP no lleva en las islas imputados por corrupción en sus listas a diferencia del País Valencià

MARÍA JESÚS GÜEMES ·17/05/2011 - 01:00h

Rajoy, ayer, junto al líder del PP balear, José Ramón Bauzá, en el Parc Sa Riera de Palma de Mallorca. jaime reina

El 18 de mayo de 2007 más de 12.000 personas llenaron el recién estrenado velódromo Palma Arena de Jaume Matas para recibir por todo lo alto a Mariano Rajoy en plena campaña electoral . Tras los comicios, el socialista Francesc Antich arrebató el gobierno a los conservadores gracias a un pacto con el Bloc y Unió Mallorquina (UM).

Ayer, a punto de cumplirse cuatro años de aquella fecha, el jefe de la oposición volvió a recorrer las islas con el objeto de recuperar el poder e intentar olvidar al expresidente del Govern, imputado por varios delitos entre los que se cuentan soborno y fraude fiscal. Matas, la persona a la que Rajoy puso en su día como "ejemplo" de gestión, eludió su ingreso en prisión en abril de 2010 gracias a una fianza de tres millones de euros. Después llegaría otra de 1,6.

Rajoy a Bauzá: "Has acreditado temple y mano izquierda. Es lo que me gusta"

Encima, el Banco de Valencia, que lo financió, decidió hace algo más de una semana ejecutar el embargo de su bien patrimonial más valioso el famoso palacete en el que vivía porque no hacía frente al pago de los intereses del prestámo concedido.

El PP desea pasar página y la palabra corrupción, que ha salpicado en Balears en mayor o menor medida a todas las formaciones políticas, se ha convertido en tema tabú. Ayer Rajoy no habló expresamente de ello. Pero sí de refilón al dar apoyo cerrado a su candidato autonómico, José Ramón Bauzá. "No lo has tenido fácil. ¡Yo tampoco, eh! Pero has sabido superar las dificultades", le reconoció alabando la limpieza que ha acometido en sus filas.

"Has acreditado temple, mano izquierda y firmeza. A mí eso es lo que me gusta. Y un hombre que ha demostrado que en circunstancias muy difíciles sabe gobernar su casa, es un hombre que está preparado para gobernar lo que son los intereses generales. Es decir, todas las casas", mantuvo en un acto ante unos 300 militantes en Mahón (Menorca), antes de asistir a una comida-mitin en Ibiza y luego cerrar la jornada en Palma de Mallorca.

El líder del PP asegura que su candidato sabrá manejar las cuentas

En este último mitin, en el Parc Sa Riera y rodeado por cerca de 4.000 personas, Rajoy insistió en ello reconociendo que a su compañero de partido le ha tocado "bailar con la más fea".

Por todo ello, el jefe de la oposición concluyó que Bauzá podrá "manejar bien el dinero de los contribuyentes". "Yo sé lo que ha pasado aquí y estoy muy contento, orgulloso y agradecido con todos vosotros", señaló refiriéndose a un equipo que definió como "colosal" y a una candidatura "de altura".

Cualquiera juraría que Rajoy está completamente de acuerdo con las decisiones que adopta Bauzá. Sobre todo con la más comentada: no llevar a imputados en las listas. Pero, si las aplaude, ¿por qué no las aplica? En la candidatura del País Valencià, el PP lleva a varias personas con temas pendientes con la Justicia por el caso Gürtel o el Brugal. El primero de ellos, el presidente de la Generalitat que opta a repetir en el puesto, Francisco Camps.

Y Rajoy lo ha avalado. Es más, el líder del PP irá hoy a la Plaza de Toros de Valencia a alabar a Camps de la misma forma que a Bauzá. Puede que hasta utilice términos similares. Son los que emplea allá por donde pasa con todos los candidatos. Sin querer reconocer que apoyar al mismo tiempo la labor de ambos es una contradicción.

Bauzá, que siempre ha defendido la regeneración de sus filas, reclamó "otra forma de hacer política". Y, para ello, propuso llegar a cuatro pactos: "Por el turismo, por el territorio, por la economía y por la educación".

"Hay que sacar un diez"

El líder del PP balear pidió a los electores que no se quedaran en casa: "Tenemos que sacar un diez porque si no se juntarán el que haya sacado un 5, un 3 y un 2". Además, reprochó al Pacto del Progreso que no tuviera "carnet de conducir para pilotar la situación cuando vienen curvas". "El PSOE es un partido ideal para dilapidar la bonanza creada por el PP, pero no para crear verdaderos Estados del bienestar", espetó.

Los conservadores esperan recuperar Balears. Es una de sus grandes batallas junto a la de Castilla-La Mancha. Y todos los sondeos auguran el vuelco. "El próximo 22 de mayo vamos a dar el primer paso para dar la imagen de un país serio y ordenado. Y les vamos a decir a todos los españoles que somos más fiables que muchos de los gobernantes que tenemos", proclamó Rajoy.

El presidente del PP volvió a centrarse en la economía y afirmó que Zapatero será "el último presidente de la democracia que congele las pensiones". El presidente del PP repitió de carrerilla su guión. Y criticó la labor del Gobierno: "No es socialismo, ni ideología, ni ganas de fastidiar. Es incompetencia".

En Palma hubo una protesta en contra del cierre de la radio y la televisión de Mallorca, un grupo desplegó una bandera del orgullo gay y otros llevaban carteles contra la corrupción. Lo que provocó abucheos de los afiliados del PP. "¡Fuera, fuera!", les gritaban. La Policía trató de desalojarlos pero no pudo porque era un espacio abierto y público donde, por cierto, Rajoy no llenó.

"La televisión la maneja Rodríguez Zapatero"

Rajoy se dio ayer un paseo por Mahón (Menorca) en el que entró en varios comercios y se hizo las fotos de rigor con señoras y niños. Una de ellas le paró y le dijo que se le veía más alto y delgado que en televisión. Irónico, el líder del PP no dudó en responderle: "La televisión la maneja Zapatero".

En el recorrido se encontró con dirigentes del PSOE y de Los Verdes. El jefe de la oposición saludó al alcalde de Mahón y aspirante a la reelección por el PSOE, Vicente Tur. Y se llevó un clavel rojo que le regalaron. También una pegatina de IU que Rajoy mostró a los que le rodeaban como anécdota. "A pasarlo bien", decía a su paso a la gente en vez de pedir el voto para los suyos. Las personas con las que se cruzaba le pedían que diera "caña" a los socialistas.