Martes, 17 de Mayo de 2011

El PSC se juega su futuro en el frente metropolitano

El PSC sube el tono de la campaña con un video polémico sobre la posible alianza entre CiU y PP. Jordi Hereu cierra filas con una veintena de candidatos de las grandes ciudades

JOSÉ RAMÓN GONZÁLEZ CABEZAS ·17/05/2011 - 07:03h

El think tank de campaña de Jordi Hereu distribuye desde ayer a través de los espacios gratuitos de TV3 un envenenado spot que recoge fragmentos de la intervención del entonces diputado Xavier Trias, portavoz de CiU en el Congreso, durante el debate de investidura de José María Aznar. Así las gasta el PSC en el tramo final de campaña para intentar dar la vuelta a las encuestas.

El calibre de la munición explica todo lo que está en juego el próximo 22-M. La batalla de Barcelona entre las dos grandes fuerzas del país incluye el poder en la gran área metropolitana y el control de la poderosa Diputación barcelonesa, que administra el tercer presupuesto de las administraciones catalanas.

Dirigida actualmente por el PSC con 24 de los 51 diputados, con apoyo de ICV (4) y ERC (2), el 22-M decidirá también cómo cambia el actual reparto de poder con respecto a CiU (17) y el PP ( 4). No es un tema menor, ya que sus competencias se extienden sobre los 311 municipios de la demarcación. En conjunto, 5,4 millones de habitantes, en gran parte electores.

El calibre de la munición explica todo lo que está en juego el próximo 22-M

La enorme focalización de la campaña sobre Barcelona oculta por momentos la gran batalla territorial en torno de la hegemonía tradicional de la izquierda en las principales ciudades de su entorno inmediato, desde Badalona y Santa Coloma de Gramenet hasta Hospitalet, Cornellà y, al otro lado del Collcerola, Terrassa y Sabadell. Es el mítico cinturón rojo de los ochenta.

No es extraño, pues, que Jordi Hereu exhibiera ayer a los pies de la térmica de Sant Adrià, junto a una veintena de candidatos socialistas, la vocación metropolitana del partido y la voluntad de defender la bandera ante el empuje de CiU, la definitiva irrupción del PP escena catalana y el esfuerzo de ICV y ERC para sacar partido de la fragmentación del clásico esquema bipartidista catalán.

25 años después

Casi 25 años después de que el entonces presidente Jordi Pujol liquidara de golpe la antigua Corporación Metropolitana de Barcelona (CMB), por considerarla como un contrapoder de la izquierda, el Parlament resucitó el pasado julio de 2010 el Área Metropolitana (CON), que agrupa 36 municipios de la conurbación barcelonesa. Hereu, que preside la entidad como alcalde de la capital, cerró filas ayer con el resto de candidatos de la región para defender las alcaldías y el control del nuevo Consejo Metropolitano que deberá entrará en funcionamiento una vez aclarada la incógnita de las urnas.

Un nuevo mapa triangular

En L'Hospitalet, segunda ciudad de Catalunya y antiguo feudo del ex ministro y hoy diputado Celestino Corbacho, el poder del PSC no parece seriamente amenazado, pero está por ver si la actual candidata, la alcaldesa Núria Marín, mantiene intacta la mayoría absoluta. Su protagonismo en el acto de ayer explica la importancia de esta plaza en el frente metropolitano.

Santa Coloma es la gran incógnita sobre la resistencia del PSC ante el  Pretoria

Al norte de la capital, Santa Coloma es la gran incógnita sobre la capacidad de resistencia del PSC ante el escándalo del caso Pretoria, que se llevó por delante al alcalde Bertomeu Muñoz y ha catapultado a la escena política municipal a la joven candidata Núria Parlon . Ya en la comarca del Baix Llobregat, Cornellà simboliza el legado personal de José Montilla. Su sucesor, Antonio Balmón, parte en principio con garantías.

En general, las previsiones alimentan la hipótesis de que el mapa de alianzas permitirá mantener las mayorías de izquierda en los núcleos principales del Baix Llobregat, comarca emblemática del poder municipal.  En el Vallès Occidental, Terrassa y Sabadell polarizan la atención ante la ambición de CiU de crecer en los grandes feudos del PSC. Destaca, sobre todo, la pugna a tres en esta última, donde socialistas, convergentes y PP reproducen el nuevo triángulo de juego trazado alrededor del 22-M.