Martes, 17 de Mayo de 2011

La Europa sindical dice no a competir en salarios

Las centrales de 36 países elegirán a Toxo como presidente en Atenas

BELÉN CARREÑO ·17/05/2011 - 01:00h

Imagen de las movilizaciones en Atenas del pasado día 11 contra las medidas de ajuste. afp

La zona cero de los recortes en Europa motivados por la crisis de la deuda es también estos días el epicentro del terremoto de la protesta sindical. Atenas recibe durante esta semana a los representantes sindicales de 36 países europeos en un Congreso marcado por la indignación de la clase trabajadora.

La cumbre arrancó ayer en Atenas y se prolongará hasta el jueves, día que con toda probabilidad se proclamará a Ignacio Fernández Toxo, actual secretario general de CCOO, como presidente de la Confederación de Sindicatos Europeos (CES). A la reu-nión asiste también el secretario general de UGT, Cándido Méndez, porque esta es la cita clave del sindicalismo europeo en la que no falta nadie del quién es quién de las centrales de trabajadores.

La Confederación Europea de Sindicatos critica las políticas del Ecofin

El Ecofín de fondo

Aunque la fecha estaba designada hace tiempo, ha querido la fortuna que el telón de fondo de este encuentro sea las reuniones del Eurogrupo y del Ecofin, donde ha aprobado el rescate de Portugal y, aparentemente, se ha tratado la posible renegociación del rescate de Grecia. Este contexto no ha hecho sino echar más leña al fuego de este congreso, que aprobó ayer con carácter urgente y por unanimidad una carta a los ministros de finanzas de la Unión Europea en la que los líderes sindicales europeos exigen poner freno a la deriva política, económica y social que está arrastrando al Viejo Continente.

La carta desliza propuestas concretas para que sean sopesadas por el Ecofin durante la reunión de hoy. Entre otras, que el tipo de interés que se le pida a los países rescatados no sea superior al que fija el Banco Central Europeo cuando da préstamos a entidades financieras con ayudas públicas. Además, se pide fijar objetivos más realistas para alcanzar el déficit del 3%, posponiendo hasta 2017 esta meta. También se pide dar prioridad a las estrategias de inversión sobre las de recorte.

Piden a la Unión Europea ablandar las condiciones de los rescates

En la carta, firmada por el actual secretario general de la CES, John Monks, se rechaza la posibilidad de entrar en una "guerra de salarios" por la que los trabajadores europeos tengan que ganar competitividad vía sus remuneraciones y advierten que los firmantes no pasarán por ahí. Los sindicatos creen que los objetivos de déficit están siendo puestos como "coartadas" por los gobiernos para imponer reformas en "materia de salarios o de negociación colectiva", dos de las tareas pendientes en la interlocución social española.

Precisamente, la negociación colectiva ha entrado esta semana en un periodo de hibernación, ante la ausencia de toda la cúpula sindical de España. A su regreso, el tiempo político entra ya en jornada de descuento para los comicios autonómicos y locales, así que no se prevé una nueva reunión hasta pasado el domingo 22 en el que se celebran las elecciones.