Martes, 17 de Mayo de 2011

"Defiendo el encuentro de la política y el amor"

Isabel Mateos. Candidata de IU a la alcaldía de Jaén. La edil de Empleo y Participación, cabeza de lista por primera vez, reivindica un cambio de valores

ÁNGEL MUNÁRRIZ ·17/05/2011 - 07:00h

Isabel Mateos.

Isabel Mateos (1965), concejal de Participación y Empleo, se presenta por primera vez a la alcaldía tras cuatro años de coalición con el PSOE en Jaén (116.790 habitantes), una de las tres capitales andaluzas, junto a Sevilla y Córdoba, en manos de la izquierda. Afable y de risa fácil, llama a una rebelión colectiva contra el fatalismo en que la crisis ha instalado a los trabajadores. "Estamos en un buen contexto para la rebelión. Para mí el reto es mover a los parados, que se organicen y luchen", explica.

¿Ha visto 'Inside Job'?

No, con el lío de la campaña...

Se la recomiendo.

Me han hablado bien de ella. La veré en casa, no en el cine.

Pero no descargada, ¿no?

No, claro que no.

La peli desvela, entre otras cosas, que lo de "refundar el capitalismo" fue un timo.

Esa mentira sigue en nuestro líquido amniótico. Los bancos nos contaron que todos podíamos tener dos coches y ahora la gente toma más ansiolíticos que nunca. Recuperemos lo importante, el tiempo para la familia, los amigos, para ayudar en el barrio. ¡Viva la política con mayúsculas! Yo defiendo un encuentro entre la política y el amor. Ahora le voy a recomendar yo un libro: Queremos el pan y las rosas [de Lucía Ramón]. Habla de la liberación de la mujer, que es también la liberación de los débiles, de los niños... Habla de la lucha y de los afectos, que son lo importante. No es vida ganar dinero para salir corriendo a gastarlo en el Carrefour.

Hija de guardia civil, ¿tuvo lío cuando entró en política?

No, fue natural. Él murió con 42 años. Yo tenía 14. Éramos cuatro, con mi madre embarazada. Así que tuve que ser también madre de mis hermanos. Eso me imprimió carácter luchador. Cuando nos mudamos de Mengíbar aterricé en un barrio [el Polígono del Valle] con tradición obrera y de lucha, con una parroquia que defendía a la gente. Mi madre, con una pensión muy pequeñita, estaba angustiada. Conseguí ayudarla pronto. El mayor orgullo de mi abuelo fue ver que tenía una nieta maestra.

Usted viene entonces del cristianismo de base...

Milito en la Hermandad Obrera Acción Católica desde el 89.

¿Y va a procesiones?

No creo que deba. Si asisto es a título personal, pero este año no he ido. El folclore religioso no me gusta, aunque lo respeto. Prefiero ir a los oficios de mi parroquia, compartir la pascua con militantes cristianos.

¿Los políticos deben dar ejemplo? Ya sabe: no fumar, reciclar, hacer deporte...

Deporte hago, porque tengo una incipiente artrosis y me lo han aconsejado. Creo que debemos ser ejemplo, pero no de virtud, sino ético. No ser serviles, no claudicar ante la dificultad. En las prácticas personales, pues coherencia. No podría defender el reciclaje si no lo hiciera yo misma, ¿no?

¿Cómo ha sobrevivido al empacho de Madrid-Barça?

Bien. Son momentos para compartir con mi familia. A mi marido le gusta el fútbol. Pero no es de ningún equipo. No sé cómo puede ser eso.

¿Y usted tiene equipo?

A mi padre le gustaba el Barcelona... Y a mí me gusta que gane también. ¡Mi niño hasta llora si pierde! Yo me voy a la cocina, por no pasarlo mal, y luego digo: "¡Qué tontería! ¿Por qué?". Pero sí, me gusta el fútbol. No tanto la borricada a su alrededor, tanta rueda de prensa de Mourinho...

¿Usa Facebook, Twitter...?

Sí, pero las nuevas tecnologías no son mi fuerte. Si Facebook no te lleva a la plaza, malo. Yo soy Acuario y necesito estar con la gente.

Noticias Relacionadas