Lunes, 16 de Mayo de 2011

La sequedad ocular es común en los adultos mayores coreanos

Reuters ·16/05/2011 - 18:48h

Por Genevra Pittman

Un estudio revela que uno de cada tres adultos mayores coreanos tiene sequedad ocular.

Este resultado, publicado en Archives of Ophthalmology, demuestra también que los residentes de zonas urbanas son más propensos a tener síntomas de ojo seco.

"Las glándulas lagrimales no producen lágrima suficiente para mantener los ojos húmedos o producen lágrima suficiente, pero se evapora muy rápido", dijo Scot Moss, experto en ojo seco de la Escuela de Medicina y Salud Pública de University of Wisconsin y que no participó del estudio.

El equipo de Ki Woong Kim, del Hospital Bundang, de la Universidad Nacional de Seúl, entrevistó a 657 adultos mayores coreanos residentes de la ciudad de Yongin en un estudio sobre el envejecimiento. Tenían alrededor de 72 años y la mayoría conservaba su independencia. Además, los expertos examinaron a una parte de esa población.

Un tercio de los entrevistados dijo que tenía por lo menos un síntoma de ojo seco a menudo o siempre en las dos semanas previas.

Las mujeres eran más propensas a tener ojo seco: un 35 frente a un 26 por ciento de los hombres. Y el 36 por ciento de los residentes de zonas urbanas presentó ojo seco, comparado con el 24 por ciento de los habitantes de las zonas rurales de Yongin.

Esas variaciones podrían atribuirse, según los autores, a diferencias en las hormonas sexuales que podrían influir en la salud ocular y la contaminación o los distintos ambientes laborales de la ciudad y el campo.

Las estadísticas de la incidencia de ojo seco varían, pero algunos estudios habían sugerido que la posibilidad de tener ojo seco aumenta con la edad y que los asiáticos tendrían más riesgo de padecerlo que los estadounidenses blancos.

Moss señaló la dificultad para comparar las tasas de la enfermedad entre las etnias, ya que no existe una técnica diagnóstica estandarizada.

"Es muy posible que existan diferencias étnicas. Hay temperaturas, ambientes laborales, dietas y estilos de vida diferentes", dijo el experto a Reuters Health.

Antes de diagnosticar el ojo seco, Moss explicó que hay que descartar otras enfermedades que producen síntomas similares, como las alergias.

El ojo seco se puede tratar con gotas oculares, lentes de contacto especiales y hasta tapones para cerrar los conductos lagrimales.

El equipo no halló una relación entre los síntomas de ojo seco de los participantes y los resultados del examen ocular, lo que demuestra que los test tradicionales que realiza el oftalmólogo no serían un método de pesquisa efectivo para la enfermedad.

FUENTE: Archives of Ophthalmology, online 9 de mayo del 2011