Miércoles, 16 de Enero de 2008

El Barcelona se juega el segundo puesto del grupo C de la Euroliga frente el Madrid

EFE ·16/01/2008 - 13:51h

EFE - El Axa Barcelona regresa a la Euroliga para visitar al Real Madrid en Vistalegre con la obligación de no perder por más de 11 puntos para amarrar el segundo puesto del grupo C. En la foto, el encuentro de ida.

Después de encadenar dos derrotas consecutivas, frente a Panathinaikos y Polaris, por primera vez en la temporada, el Axa Barcelona regresa a la Euroliga para visitar al Real Madrid en Vistalegre con la obligación de no perder por más de 11 puntos para amarrar el segundo puesto del grupo C.

Con ocho victorias y tres derrotas, al igual que su rival, el Barcelona afronta un nuevo clásico con la clasificación para la siguiente fase asegurada matemáticamente. En juego, por lo tanto, estará la clasificación final del grupo, determinante a la hora de establecer los grupos del Top 16 en función de los niveles diseñados por la Euroliga.

Tras dejar escapar la victoria ante el vigente campeón en el Palau (55-56), el Barcelona deberá ofrecer su versión más sólida para superar al Madrid con el objetivo de ganar el partido o al menos no perderlo por más de 11 puntos, la diferencia en el partido de ida (73-62 en el Palau).

En su último partido, en Murcia (95-82), el Barcelona perdió 20 balones, dato que refleja la inconsistencia del equipo y su falta de continuidad en el juego. Deberá el conjunto de Ivanovic pulir sus carencias para plantarle cara al Madrid, al que ya ha derrotado dos veces esta temporada, una en competición europea y otra en la ACB (84-65).

Aunque se tiene por un equipo potente desde el perímetro, con el acierto de Lakovic y la inspiración de Basile como mejores argumentos exteriores, el Barcelona se enfrentará mañana al mejor equipo de la competición en triples.

El Real Madrid, con Smith, Raúl López y Bullock, pero también Hervelle (el belga es el segundo jugador con más acierto en triples, 59,26 por ciento) presenta un acierto del 43 por ciento más allá de la línea de 6,26; por el 31 por ciento del Barcelona, el tercer peor equipo de la Euroliga en esta categoría.

Falto de liderazgo, con Lakovic como punto de referencia en los momentos decisivos, el equipo azulgrana vive en función del empuje de Roger Grimau, capitán y alma del Barcelona. El escolta sostuvo a su equipo frente al Panathinaikos, pese a la derrota, y se ha convertido en el recurso más eficaz cuando el Barcelona se atasca.

Trias, otro jugador de la casa, continúa creciendo como una de las referencias en la pintura, mientras Ivanovic y la afición esperan el regreso de Fran Vázquez al baloncesto. Kasun, aún irregular, deberá corregir su tendencia a cargarse de faltas demasiado pronto.