Lunes, 16 de Mayo de 2011

La eurozona descarta retrasos en los rescates

El Eurogrupo resta importancia a la detención de Strauss-Kahn, que considera un asunto privado

DANIEL BASTEIRO ·16/05/2011 - 13:17h

Pese a la detención de Dominique Strauss-Kahn, la zona euro dio ayer luz verde al rescate de Portugal, cuya aprobación definitiva se produjo por unanimidad. Fue la manera de demostrar normalidad de los ministros de Finanzas de la moneda única, que habían encontrado en el director gerente del FMI un potente aliado en su estrategia de rescates.

Ayer, la consigna era no hablar. Los que lo hicieron, como la titular francesa, Christine Lagarde, describieron al FMI menos personalista de la historia. "Me complace anunciar que el diálogo continúa con el FMI", aseguró, en referencia al rescate de Grecia, en plena negociación. "El FMI, como muchas otras instituciones, está suficientemente bien organizado como para ser capaz de lidiar temporalmente con la ausencia de su jefe", había asegurado con anterioridad Wolfgang Schäuble, el ministro alemán. Por su parte, la Comisión Europea aseguró que la detención del director gerente no tendrá "ningún impacto sobre los programas [de ayuda] de Grecia o Irlanda", en palabras de Amadeu Altafaj, portavoz del comisario de Economía, Olli Rehn. "Confiamos en que habrá una continuidad total, no sólo en las operaciones, sino en los procesos de decisión del FMI", añadió. "Se trata de un problema personal muy grave y debemos dejar a la justicia que siga su camino", aseguró por su parte Didier Reynders,el ministro belga, que asegura que su caída "no debilita al euro". "Vamos a continuar trabajando con el FMI, con las personas que están al cargo en este momento", anunció.

Esos contactos incluyen la participación de Washington en el nuevo rescate de Grecia. Desde el año pasado, el FMI ha comprometido un tercio de la ayuda ya comprometida para Grecia, Irlanda y Portugal. En total, la aportación del FMI asciende a 85.000 millones de euros.

Strauss-Kahn, con amplios conocimientos de la economía europea, estaba considerado en la eurozona como el mejor aliado en Washington para garantizar que las presiones externas no ponían en cuestión a la moneda única. Según el Gobierno de Angela Merkel, la Unión Europea deberá comenzar a preparar una lista de nuevos candidatos. El objetivo es no ceder un puesto, el de máximo responsable del FMI, que ha ocupado un europeo desde la fundación de la institución gracias a un pacto con EEUU, que elige al presidente del Banco Mundial.

Europa, primer accionista

Pese a que ayer más que nunca Bruselas defendía la fortaleza de la institución, quién sostenga la batuta de las decisiones es de una importancia estratégica para la zona euro. El comisario de Mercado Interior, el francés Michel Barnier, recordó que, pese al escándalo, "lo que no cambia es que Europa es el primer accionista del FMI".

Según él, esa razón justifica la continuidad de la dirección europea. "Los europeos no deben olvidarlo y el resto tampoco", aseguró, a pesar de que ninguno de los tres anteriores gerentes terminó su mandato, por motivos diferentes. La crisis es, para Angela Merkel, la justificación definitiva de la necesidad de un europeo. "En la situación actual, mientras tenemos muchas discusiones sobre el euro, Europa tiene buenos candidatos que ofrecer", aseguró.

Noticias Relacionadas