Lunes, 16 de Mayo de 2011

Berlusconi acude a los tribunales en plena jornada electoral

El primer ministro acude a una nueva vista del juicio Mills, en la que participan personajes como Flavio Briatore

D.P. ·16/05/2011 - 11:23h

EFE - El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, sale de la cabina de votaciones de un colegio electoral de Milán (Italia), en el primer día de los comicios municipales y provinciales parciales celebrados ayer domingo 15 de mayo.

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, volvió hoy al Tribunal de Milán para acudir a una nueva vista por el juicio del caso Mills, en el que está imputado por haber sobornado a un abogado británico para que testificara a su favor en otros dos procesos judiciales.

La cita discurre en plena jornada electoral y comenzó más tarde de lo esperado ya que el magnate de la Fórmula Uno, Flavio Briatore, que fue citado como testigo por la Fiscalía, se retrasó.

A diferencia de las últimas comparecencias de Il Cavaliere ante los jueces, hoy no podrá hacer ningún tipo de declaración ya que está obligado a respetar la jornada de reflexión. Aunque en un descanso de la sesión aprovechó para lanzar uno de esos dardos típicos a la prensa: "Respeto el silencio electoral, no voy a hacer ningún tipo de declaración porque no me fío de vosotros".

Los colegios electorales se cierran a las tres de la tarde, así que si se extiende la vista es posible que entonces Berlusconi aproveche para hacer sus primeras valoraciones más tarde.

Condenado a la prescripción

Ante el Tribunal no se concentraron por la misma razón los seguidores y detractores del primer ministro, que desde que comenzaran los cuatro procesos judiciales en los que está imputado (Mediaset, Mediatrade, Mills y Ruby) se manifiestan cada lunes en la Corte lombarda.

El abogado británico ya fue condenado por la Fiscalía por aceptar un soborno para modificar su testimonio en dos juicios

El llamado caso Mills juzga el pago de 600.000 dólares por Berlusconi a su exabogado, el británico David Mills, a cambio de que éste falseara a su favor su testimonio en dos juicios de finales de los años noventa permitiendo que el mandatario quedara absuelto.

El juicio, sin embargo, está condenado a concluir sin una sentencia firme  ya que las diferentes leyes aprobadas por el Gobierno de Berlusconi en los últimos años han retrasado tanto el proceso que prescribirá.

Esto no quita para que Berlusconi sea visto como culpable, ya que el propio Mills fue condenado por haber aceptado el soborno.