Lunes, 16 de Mayo de 2011

Centenares de personas hacen cola frente al Ayuntamiento para informarse

EFE ·16/05/2011 - 07:49h

EFE - Fotografía facilitada por la Comunidad de Murcia del presidente de la Región, Ramón Luis Valcárcel (c), junto al alcalde de Lorca, Francisco Jódar (d), durante su visita ayer al santuario de la Virgen de las Huertas de Lorca (Murcia), tras el terremoto que sacudió la localidad el miércoles pasado.

Centenares de personas hacen cola desde primeras horas de la mañana en la Plaza de España, frente al Ayuntamiento de Lorca, que está parcialmente acordonado, para solicitar ayudas, reclamar información y presentar parte de daños.

El Ayuntamiento aumentará hoy hasta 60 los puntos de información repartidos por la ciudad en los que se solucionarán dudas sobre el acceso a viviendas, asignación de centros de salud, colegios y otros servicios, así como datos de interés ciudadano.

En el centro de la ciudad cuadrillas de trabajadores se afanan en la retirada de escombros y elementos colgantes de fachadas que pueden precipitarse a la vía pública, aunque la imagen general de la ciudad es de mayor bullicio que ayer.

Hoy han abierto cafeterías, bancos, compañías aseguradoras, administraciones de fincas, farmacias y supermercados.

También se mantiene la presencia policial, aunque ya ha cesado por completo el ruido de helicópteros y sirenas de ambulancias y policía que han acompañado a los lorquinos como banda sonora estos días tras los terremotos.

El Ayuntamiento y el Gobierno regional han recabado desde la tarde de ayer colaboración en los consistorios de los 45 municipios murcianos para recabar técnicos en urbanismo, arquitectos, aparejadores e ingenieros ya que muchos de los que llegaron a Lorca tras los seísmos eran profesionales liberales voluntarios procedentes de distintas comunidades autónomas que hoy han regresado a sus puestos de trabajo habituales.

El presidente de la patronal lorquina, Pedro Cazorla, ha dicho a Efe que "en estos momentos es necesario que Lorca sea ejemplo de unidad" y ha animado a los empresarios a que reabran sus negocios con la mayor prontitud en la medida de lo posible y atendiendo a las condiciones de seguridad de los edificios.

Sobre la posibilidad de que se produzcan bajas masivas en empresas de Lorca alegando motivos psicológicos o de depresión, ha dicho que es una opción que no puede descartarse, aunque ha confiado en la responsabilidad de trabajadores y empresarios para levantar Lorca.

Ha agregado que solo la situación estructural de las sedes de empresas y negocios ralentizará la recuperación total de la actividad mercantil y ha estimado que la cifra de daños generales por 650 millones de euros que ayer divulgó el Gobierno regional puede ser mucho más elevada.