Lunes, 16 de Mayo de 2011

La vitrina de Bob Pop

·16/05/2011 - 09:05h

AFP - Más allá de lo que hayan publicado las revistas del chisme galo acerca del más que probable embarazo de la primera dama francesa, de su ausencia estelar en Cannes para el estreno de su cameo de lujo con Woody Allen o de los rumores que aseguran que Carla ha dejado de fumar sus finos cigarrillos Vogue –mentolados o no– , esta imagen de los ‘Sarkobruni’ con el primer ministro de Corea del Sur y su mujer este fin de semana a las puertas del Elíseo es una prueba irrefutable, no sé si de la preñez de Bruni o de un hecho que debería ser aún más preocupante para la cultura occidental: Carla padece ‘afasia fashion’ –una dolencia cuyos síntomas son claramente detectables: quien la padece pasa de exclamar con su atuendo un "Pasen y vean" a gritarnos en lenguaje no verbal: "Vean y pasen". Por el bien de nuestra avanzada sociedad de consumo y del sindicato de autores de pies de foto, confíamos en que lo de Carla finalmente sea un embarazo y no puro abandono.


AFP - El octogenario modisto francés de firma ubicua organizó estos días en la capital China un desfile de sus últimas creaciones en un entorno marcial con elementos de poder soviético –antiguos aviones de guerra– en plena negociación para la venta de su empresa, y todo lo que nombra, por mil millones de euros. ¿No les parece acaso una casualidad maravillosa nada intencionada? De la juanramoniana "Intelijencia, dame el nombre exacto de las cosas" a la pierrecardiana "Que mi nombre esté en todas las cosas" han pasado muchos años, muchas palabras exactas y muchas pasarelas, pero hay que reconocer que la inteligencia del modisto sigue superando la precisión del lenguaje gracias a la exactitud de las cifras.


AFP - ¿Quieren más entrañables coincidencias? Pues aquí tienen a la ex modelo y ex mujer de futbolista Adriana Karembeu, que ha prestado su imagen a la Cruz Roja francesa para su propia semana de la banderita –que se celebra hasta el próximo 21 de mayo– precisamente cuando acaba de anunciar el próximo lanzamiento a Bolsa de su propia compañía cosmética, AKD. No sé a ustedes, pero a mí estas muestras de generosidad desinteresada por parte de las grandes estrellas internacionales me conmueven tanto que son capaces de sacarme del escroto un vibrato que suena igual que el ‘Money, money, money’.


Una revista de moda y tendencias acaba de publicar un reportaje –otro– de Lady Gaga donde ha conseguido que la diva de la autoayuda pop bailable parezca incluso humana: sin prótesis, pelucas ni aparatosos apuntalamientos textiles, la publicación nos ofrece una interesantísima mirada artificial forzada con apariencia de naturalidad. Algo así como una patatas fritas industriales que se venden con la etiqueta de ‘Sabor artesano’.