Lunes, 16 de Mayo de 2011

Un punto dulce y salado

Valencia y Levante empatan a cero

SALVA TORRES ·16/05/2011 - 01:00h

 

Se cumplió el guión: un punto para cada uno y tan contentos. Y eso que el empate que satisfacía a Levante y Valencia se puso díscolo. Y caliente. Se esperaba que ambos equipos pudieran especular con ese punto, y el punto adquirió valor de sutura. Entre tanganas y expulsiones, el partido se cosió a faltas y alrededor de una defensa numantina del Levante, con uno menos durante 70 minutos.

Si se trataba de simular un combate por las tablas, lo hicieron de maravilla, porque en Mestalla saltaron chispas. Primero, por la expulsión de Xisco Nadal; después, por la de Luis García, que dejó el campo malhumorado por la actuación de Teixeira, protagonista de un derbi de alta tensión.

Emery también se desesperó viendo a su equipo impotente. Asedió a los azulgrana, pero sin ideas. El Levante anestesió al Valencia que peleó por la victoria con la boca pequeña. Vicente, que se despedía de Mestalla tras 11 años en el club, quiso reavivar el partido.

Con el Levante encerrado decayó la tensión para acabar el encuentro, de nuevo, en bronca: la de la grada. No hubo pacto, sino un Valencia apagado.