Lunes, 16 de Mayo de 2011

Gallardón abre la puerta a dejar el Ayuntamiento en 2012

"Volveré dentro de un año pero no sé en calidad de qué", asegura en su visita a la pradera de San Isidro

IÑIGO ADURIZ ·16/05/2011 - 01:00h

José María Aznar, Alberto Ruiz-Gallardón y Felipe González, ayer, en el Palacio de Comunicaciones. gabriel pecot

Los madrileños que voten al PP el domingo no podrán saber si para los próximos cuatro años dan su apoyo al actual alcalde y candidato a la reelección, Alberto Ruiz-Gallardón, o se lo dan a la teniente de alcalde y número dos en la lista de los conservadores, Ana Botella.

En pleno tramo final de la campaña, Gallardón dejó ayer la puerta abierta a la posibilidad de abandonar el Ayuntamiento dentro de un año. Fue a través de una respuesta espontánea a una ciudadana que, en la Pradera de San Isidro, le reclamaba que volviera al parque el próximo 15 de mayo. "Seguro que volveré, no sé en calidad de qué, pero volveré", le dijo, según Europa Press.

Su probable sucesora sería la teniente de alcalde, Ana Botella

Son de sobra conocidas las pretensiones del alcalde por dar el salto a la política nacional. Y el momento idóneo para dar ese paso podrían ser las elecciones generales de 2012. Las encuestas dan a su partido como ganador y la actual cercanía del alcalde con Mariano Rajoy pueden ser determinantes para que este lo incluya en un hipotético Gobierno.

El alcalde dejaría paso a su mano derecha en el consistorio, Ana Botella. A principios de mes, Gallardón destacaba, en una entrevista en Público, la madurez política de la teniente de alcalde para sucederle. "Ana Botella está capacitada para ser alcaldesa, presidenta autonómica o ministra".

Tras ocho años al frente del consistorio madrileño, y después de que su partido haya ganado las elecciones municipales en la capital desde hace 20, ayer, a una semana de que se someta a la valoración de los ciudadanos en las urnas, Gallardón pronunció todo un alegato en favor de la alternancia política.

Fue durante su discurso en la entrega de las medallas de la ciudad a tres expresidentes del Gobierno Adolfo Suárez, Felipe González y José María Aznar con motivo de la celebración de la fiesta de San Isidro. El alcalde consideró la alternancia política en las administraciones públicas como "uno de los pilares democráticos" del Estado de derecho, informa Pedro Águeda.

"Es una manifestación política del método prueba-error que fundamenta la ciencia moderna y mejora la eficacia de las organizaciones, garantizando una solución futura a los yerros y extravíos en que pueda incurrir el Gobierno", recalcó Gallardón, que trata de ampliar su mandato otros cuatro años más.

Ayer consiguió la foto que ningún candidato de los miles que se disputan algún cargo el próximo día 22 logrará en su campaña. Ya estaban los invitados sentados cuando Gallardón cruzó un enorme y desierto hall del Palacio de Cibeles flanqueado por Felipe González y José María Aznar. Enfrente, en el lugar marcado por la organización, se alineaban los fotógrafos.

La Junta de Gobierno propuso en febrero conceder la Medalla de Honor a Adolfo Suárez y las de Oro, a González y Aznar. En el pleno del 30 de marzo, PP y PSOE apoyaron la propuesta e IU se abstuvo, votando sólo a favor del reconocimiento a Suárez. Finalmente, los cabezas de lista de esos partidos hicieron ayer un alto en su campaña para ocupar un asiento de primera fila en el acto de entrega que tuvo lugar en el palacio donde Gallardón tiene su despacho.

La actualidad de la jornada entre los equipos de los diferentes candidatos la marcaron la celebración de San Isidro y, sobre todo, la publicación de varias encuestas en otros tantos medios de comunicación, que vaticinan una victoria clara del PP en la Comunidad de Madrid y en el Ayuntamiento, así como en otros territorios del Estado.

Valoración de las encuestas

Fueron los conservadores los únicos que dieron credibilidad a esos estudios demoscópicos. No tanto Gallardón, que aseguró que cometería "un error" si confiara "demasiado" en los sondeos. Pero sí la presidenta regional, Esperanza Aguirre, quien confesó que había felicitado a todos los candidatos del PP a los que esas encuestas dan como ganadores y a "los que estando en la oposición van a conseguir que los ciudadanos les apoyen mayoritariamente. ¡Ojalá suceda lo mismo en Alcorcón, Getafe y Leganés!".

Su principal rival, el socialista Tomás Gómez, consideró, en cambio, que es muy "relativo" lo que dicen las encuestas. Recordó que "nunca" las ha tenido a favor y "siempre" ha visto cómo se pueden "vencer". "La auténtica encuesta se va a producir el 22 de mayo", dijo. En una lectura más optimista, el candidato socialista a la alcaldía, Jaime Lissavetzky, afirmó que las encuestas demuestran que el PSM "resiste en una situación complicada".

El candidato de IU a la Comunidad, Gregorio Gordo, abogó por no dar por hecho que las encuestas han cerrado el resultado de las elecciones y señaló que "la única batalla que se pierde es la que no se da". "Y nosotros vamos a seguir insistiendo en la salida social a la crisis", advirtió.

Noticias Relacionadas