Lunes, 16 de Mayo de 2011

Los candidatos invocan al santo

La campaña se cuela en la Pradera, entre 'pichis' y chulapas

I. A. ·16/05/2011 - 01:00h

Tomás Gómez y su número tres, Juan Barranco, ayer, en Carabanchel. efe

Gallinejas, panceta, rosquillas, barquillos, chotis... y propaganda electoral. En el día grande de las fiestas de Madrid, la campaña se trasladó a la Pradera de San Isidro, el centro gastronómico y comercial del tributo al patrón.

Los candidatos de PP, PSOE e IU se entremezclaron con pichis y chulapas, y pidieron el voto acercándose a hablar con los ciudadanos y degustando los dulces típicos de las fiestas. A siete días de las elecciones, la mayoría también aprovechó la visita para pedir suerte al santo, católico, a pesar de que algunos ejercen de agnósticos.

El más madrugador fue el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón. También fue el más generoso. "Que todos tengamos la oportunidad de hacer que nuestros deseos se hagan realidad", le pidió a San Isidro. En su opinión, "este año tenemos que concentrarnos en pedir lo que más necesita la gente: el empleo para Madrid".

Empleo, prosperidad y bienestar fue lo que reclamó la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre. Fue la más integrada en el ambiente de la Pradera. Un año más fue vestida de chulapa y la recibió un grupo de mujeres, simpatizantes de los conservadores, que le cantaron la versión de un clásico chotis defendiendo su gestión al frente del Gobierno regional: "Por la calle de Alcalá, Esperanza viene y vaaaa, con los nardos apoyaos en la cadeeeera; de Alcobendas a Aranjuez, de Buitrago a Leganés, todos quieren que se presente otra veeeeez"...

El más goloso fue el candidato socialista a la Alcaldía, Jaime Lissavetzky, que probó las tradicionales rosquillas tontas que, según confesó, son sus favoritas. El ex secretario de Estado para el Deporte llegó a la Pradera con el candidato del PSM para la Comunidad, Tomás Gómez, y paseó con otros socialistas, como los números dos, tres y cuatro para la Asamblea, Amparo Valcarce, Juan Barranco y Maru Menéndez, respectivamente.

"Todo ayuda"

Lissavetzky también se encomendó al santo: "Lo que ustedes se imaginan", les respondió a los periodistas que le preguntaron sobre qué le había pedido. Y Gómez rememoró al viejo profesor. No desveló si pidió algo, pero aludió a lo que les dijo a unas monjas que se ofrecieron a rezar por el exalcalde, Enrique Tierno Galván, en la fase final de su enfermedad: "Todo ayuda".

Gregorio Gordo, de IU, aseguró no tener "mucha fe" en los supuestos milagros del santo católico. Pero, a pesar de ello, el candidato a la Alcaldía de su formación, Ángel Pérez, no tuvo inconveniente en pedir al patrón que ayude al PSOE a encontrar los "brotes verdes" que el Gobierno lleva anunciando desde que aprobó las primeras reformas.

Noticias Relacionadas