Lunes, 16 de Mayo de 2011

Cannes se reafirma en las relaciones materno-filiales con Caouette

Lejos de la alfombra roja, el director estadounidense Jonathan Caouette volvió al festival que le descubrió hace siete años

ÁLEX VICENTE ·16/05/2011 - 08:20h

Walk Away Renée'.

A veces, lo más interesante de un festival transcurre en las secciones paralelas. Sucedió ayer en Cannes. Lejos de la alfombra roja, el director estadounidense Jonathan Caouette volvió al festival que le descubrió hace siete años con Tarnation, apasionante filme autobiográfico sobre su tumultuosa infancia rodado bajo el signo del do it yourself, compuesto por fragmentos de más de 300 horas de vídeos caseros y fotografías descoloridas. La continuación, presentada ayer en la Semana de la Crítica, adopta un registro parecido. Se titula Walk Away Renée y describe de nuevo su turbulenta relación con su madre, víctima de trastornos bipolares.

Caouette retrata a la Renée del título a lo largo de un viaje por carretera de Houston a Nueva York, donde pretende ingresarla en un psiquiátrico. Pero el trayecto se convierte en un descenso a los infiernos cuando pierde sus medicamentos y ningún médico se presta a duplicar recetas. Menos amateur que su opera prima, supone otra incursión en uno de los temas estrella de este Cannes, repleto de niños perdidos, huérfanos de padres incapaces de ejercer como tales.

Noticias Relacionadas