Lunes, 16 de Mayo de 2011

El 'affaire' trastoca la carrera política del favorito francés

Strauss-Kahn se había erigido en una figura mesiánica que iba a acabar con el sarkozysmo desde el centro

ANDRÉS PÉREZ ·16/05/2011 - 08:30h

Sarkozy habla con la socialista Aubry, en Lille, el sábado.benoit tessier / reuters

En los últimos tiempos, Dominique Strauss-Kahn había logrado erigirse en una figura casi mesiánica en Francia, que debía desembarcar un día en la carrera para las presidenciales de 2012, llevarse de calle la candidatura socialista al Elíseo, y derrotar al sarkozysmo desde el centro. Esa esperanza de una victoria social-liberal, gracias a un comodín neutro y consensual, desaparece con su escándalo sexual en Nueva York.

El médico y diputado centroderechista Bernard Debré enterró ayer en su blog la carrera política de DSK: "Es sabido que usted tiene actitudes sexuales enloquecidas, en Francia, en Bélgica. Muchos de sus amigos le habían dicho que tenía que calmarse y algunos pensaban que lo había comprendido. Usted fue un valor falso, un obseso sexual, ha ensuciado al país: vaya a que le curen. Hay medicinas para delincuentes sexuales".

El diputado Debré reprocha a DSK sus "actitudes sexuales enloquecidas"

Los analistas son unánimes: sólo si la Justicia norteamericana exculpa a DSK en las próximas 24 o 48 horas, desestimando la querella de la empleada de hotel, la exestrellade la política francesa podría recuperar alguna de sus bazas. Pero todo indica que DSK va a tener que pasar los próximos meses tratando de explicarse sobre una tentativa de violación y de secuestro.

Por tanto, Strauss-Kahn ha quedado descalificado para las primarias del Partido Socialista (PS) para la nominación presidencial. Una carrera que debía iniciarse oficialmente en junio, con las declaraciones de candidatura, pero que arrancó hace unas semanas. Como DSK se imponía desde Washington, sin mojarse en la arena interna, sus rivales le asestaron un primer golpe: publicaron unas fotos suyas a bordo de un Porsche. También revelaron datos de sus palacios multimillonarios.

Sarkozy pierde un contendiente que le aterrorizaba, pero ante todo pierde un esquema posible que no le desagradaba del todo: enfrentarse a un izquierdista cosmopolita y más rico que él, de moralidad dudosa, para poder reivindicar su arraigo en Francia, y su vida familiar tranquila.

El director del FMI pierde terreno en la carrera de las primarias socialistas

La carrera presidencial amenaza con endurecerse. Tanto en la izquierda, donde DSK no concitaba unanimidad, como en el centro, donde ahora varias personalidades (Dominique de Villepin, Hervé Morin, Jean-Luis Borloo) ganan perspectivas.

Tanto en el PS como en el Gobierno y en la derecha sarkozysta, las declaraciones fueron ayer muy comedidas e insistieron en la debida "presunción de inocencia" e incluso en la "necesidad de decencia", según la primera secretaria del PS, Martine Aubry.

Pero el ex primer secretario François Hollande envió un mensaje cifrado al equipo perdedor: "Pienso en Dominique, en su familia, en sus amigos y en sus allegados, que se enteran de esto sin comprenderlo, pero que ya miden las consecuencias". Aubry, precandidata a la carrera presidencial, y el outsider de izquierdas ArnaudMontebourg también salen beneficiados. Por el contrario, clones de DSK como Pierre Moscovici o Manuel Valls ahora se quedan sin argumentos.

El Frente de Izquierdas, por boca del secretario del PCF, Pierre Laurent, y del futuro candidato, el exsocialista Jean-Luc Melenchon, fue la única fuerza política en poner el dedo en la llaga: "La noticia es consternante. Deseamos que sea falsa, porque la violación es un crimen, y en tal caso hay una víctima".

Noticias Relacionadas