Lunes, 16 de Mayo de 2011

"No descarto volver a Eurovisión"

Lucía Pérez quedó antepenúltima en el Festival

R. FERNÁNDEZ / R. VAREA ·16/05/2011 - 08:30h

Lucía Pérez, en un momento de su actuación. AFP

A pesar de haber quedado antepenúltima en el Festival de Eurovisión celebrado el pasado sábado en Düsseldorf, Lucía Pérez, la representante española, ha valorado de manera positiva la experiencia y no considera este puesto como "un fracaso". "Estoy contenta con el trabajo realizado, que ha sido muy valorado por los medios" afirmó la joven cantante gallega tras finalizar el certamen, y recordó que la clasificación nunca le ha quitado "el sueño", ya que "influyen muchos factores".

El batacazo sufrido por España en el festival, cuyo ganador fue Azerbaiyán, parece no haber afectado a Pérez, que seguirá "con mucha ilusión y muchas ganas" su carrera. "No descarto volver a presentarme porque me ha encantado la experiencia", afirmó.

Los peores augurios se cumplieron para España: sólo logró 50 puntos

Pérez protagonizó una pequeña polémica durante su elección como candidata al declarar su preferencia por Abrázame, otro tema distinto a Que me quiten lo bailao que interpretó. Sin embargo, dudó de que con aquel, España hubiese obtenido una mejor posición. "Con un tema más lento habría podido mostrar más mi capacidad interpretativa, pero éste ha funcionado muy bien, la gente estaba bailando y disfrutando", dijo a Efe.

La representante española, ataviada con un vestido corto de color fucsia y una vistosa minifalda con cintas rojizas, se entregó por completo sobre el escenario del Düsseldorf Arena, junto a cinco bailarines, (tres de los cuales actuaban a su vez como coristas). Sin embargo, su energía y la puesta en escena con un fondo de palmeras incluido no fue suficiente para emocionar a una audiencia estimada de 125 millones de personas. Eso sí, Lucía Pérez fue trending topic mundial en Twitter tras completar su actuación.

Finalmente, su interpretación de Que me quiten lo bailao sólo logró 50 puntos, por lo que España quedó relegada al puesto 23 de un total de 25 participantes. En concreto, la candidatura española sólo recibió puntos de 10 países, incluidos los 12 que le otorgaron Francia y Portugal. Esta posición supone un retroceso con respecto a la participación de España en 2010, cuando Daniel Diges obtuvo el puesto número 15.

La cantante gallega fue 'trending topic' mundial en Twitter tras su actuación

En una edición marcada por la calidad de la realización, las baladas edulcoradas y la ausencia de frikies, el triunfo fue para el dúo Ell&Nikki de Azerbaiyán, . En segunda posición quedó Raphael Gualazzi, el primer italiano en 13 años en Eurovisión, con Madness of loque interpretó la balada Running Scared y logró 221 puntosve, y el tercer puesto fue para Suecia, con Eric Saade y Popular.

El mejor escenario

Además de la música, uno de los grandes protagonistas fue el Düsseldorf Arena y también su impresionante escenario, cuya decoración variaba con cada una de las 25 actuaciones. El colorido y la iluminación formaron parte básica de la puesta en escena de cada tema.

Al igual que sucedió en 2010, la gala fue dirigida por tres personas: el popular presentador de la televisión alemana Stefan Raab, la actriz Anke Engelke y la presentadora Judith Rakers. La gala arrancó con la interpretación de Satellite, la canción que dio el triunfo a Alemania el año pasado. Fue el polifacético Stefan Raab, guitarra en mano, quien cantó el tema.

La edición de este año, que abrió el representante de Finlandia, Paradise Oskar, y cerró la cantante de Georgia, Eldrine, fue seguida en directo por las televisiones de los 43 países participantes, de los cuales 18 no superaron las semifinales.

En el Düsseldorf Arena, unas 40.000 personas vibraron en directo con la inesperada victoria de Azerbaiyán, que no aparecía en lasquinielas.

Noticias Relacionadas