Lunes, 16 de Mayo de 2011

Un gobierno de ida y vuelta

Antich y Bauzá se disputan el gobierno de Illes Balears

CAROLINA MARTÍN ·16/05/2011 - 08:20h

Francesc Antich

Candidato del PSIB-PSOE

Licenciado en Derecho, Antich (Caracas, 1958) lleva casi toda la vida en política. Ha presidido el Gobierno balear dos legislaturas no consecutivas, en 1999-2003 y 2007-2011. Confía en seguir al frente del Govern. 

José Ramón Bauzá

Candidato del PP

Bauzá (Madrid, 1970) inició su carrera política en Marratxi, localidad que gobernó a partir de 2005. Presidente del PP balear desde octubre de 2009, se comprometió a no llevar imputados en sus listas. 

................................................

La crisis económica, y la de confianza de los ciudadanos por los casos de corrupción política destapados en estos últimos años, han marcado la última legislatura en Illes Balears. Y, previsiblemente, influirán en los resultados del 22-M. El color del futuro Govern puede depender otra vez de un escaño.

Ganar esta plaza es complicado para PSOE y PP. De una parte, porque el resultado depende de cuatro circunscripciones donde el último escaño se suele decidir por pocos votos. Están en juego 33 escaños en Mallorca, 13 en Menorca, dos en Ibiza y uno en Formentera. Y, de otra, por lo repartido que está el poder político y el apoyo ciudadano. En 2007, obtuvieron representación en el Parlamento siete formaciones y el Gobierno liderado por el socialista Francesc Antich fue resultado de un pacto con el Bloc y Unió Mallorquina (UM). Esta vez, hasta 43 listas concurren a las elecciones.

PSOE y PP saben que, ante esta fragmentación, alcanzar la mayoría absoluta en las islas (30 escaños) por sí solos cuesta. En las cinco últimas contiendas electorales, sólo lo logró el PP en 1995 los 31 diputados de 1991 fueron en coalición con UM. En el resto de comicios, los dos partidos han necesitado el apoyo de otras fuerzas para formar gobierno.

Los tres escaños conseguidos por UM desde 1995 han sido la llave de los Ejecutivos alternos de socialistas y conservadores. Sin embargo, esta formación ha salido de la escena política. En febrero de 2010 fue expulsada del Gobierno balear por los casos de corrupción en los que estaban implicados y un año después fue disuelta por sus dirigentes. Algunos de ellos fundaron después el partido regionalista Convergencia per les Illes, pero los sondeos pronostican que se quedará sin representación. El mínimo de votos para entrar en el Parlamento balear es del 5%.

La pugna PSOE-PP

La gran batalla entre PSOE y PP se librará en Mallorca por los tres escaños de UM. Es ahí donde los conservadores tienen expectativas de ampliar el resultado de 2007 y hacerse con la mayoría absoluta. Estas mejores sensaciones tienen que ver con el nuevo candidato del PP, José Ramón Bauzá, que debuta en estas elecciones. En el tiempo que lleva al frente del partido ha devuelto las esperanzas a los conservadores tras la regeneración que ha acometido en el PP balear, salpicado por múliples procesos judiciales. Entre ellos, los del expresident Jaume Matas en el caso Palma Arena.

Bauzá pretende desalojar a Antich del Ejecutivo y poner en práctica "114 propuestas" para salvar las islas. Su programa plantea "sacrificios, acciones quirúrgicas con las que corregir el rumbo" de la "economía, sociedad e instituciones". Las encuestas pronostican que el PP podría conseguir entre 32 y 33 diputados. El candidato se muestra prudente, pero no hay duda de que están más cerca de recibir el apoyo la mayoría. En las últimas dos décadas el PP se ha movido en la horquilla de 28-30 diputados, frente a los 13-16 del PSIB-PSOE.

Desde el PSIB-PSOE, la secretaria de Organización, Rosamaría Alberdi, recuerda que tanto en 1999 como en 2007 los sondeos les eran desfavorables y gobernaron. Por eso, también aplica la cautela al analizar las estimaciones de las encuestas, que anuncian una tendencia a la baja de los socialistas, y apela a "la gran experiencia en pactos" que tiene su formación.

Aunque la corriente demoscópica apunta a la victoria del PP, Alberdi subraya el "salto cuantitativo y cualitativo" de Illes Balears en estos cuatro años y defiende la forma en que el Gobierno socialista de Antich ha afrontado la doble crisis desde 2007. "Desde el punto de vista de la financiación, hemos mejorado y se ha trabajado para reactivar la economía. Respecto a la corrupción, el president expulsó del Gobierno a UM y ha puesto los medios para que no vuelva a pasar con leyes como la del Buen Gobierno", subraya la dirigente del PSIB.

División de fuerzas

Con estos antecedentes, la dirigente socialista cree que volverán a gobernar las formaciones de izquierda. Estas, sin embargo, han sufrido varias transformaciones por disensiones internas desde 2007. El Bloc, que logró el 9% de los votos y cuatro escaños, se ha desintegrado.

Su portavoz, que ahora encabeza la candidatura del PSM-Iniciativa Verds-Entesaper Mallorca, Biel Barceló, afirma que volverán a "ser determinantes el 22-M", como lo fueron "para que no hubiera una mayoría absoluta del PP en 2007". Sobre la salida de IU y ERC, asegura que "no sumaban muchos votos" y confía en mejorar el resultado de hace cuatro años. Los sondeos prevén que IU entre en el Parlamento, con entre uno y tres escaños.

Puestos a hablar de divisiones, sostiene Biel, lo que "más ha cambiado es el centro derecha regional". Por primera vez, recuerda, hay "dos nuevas formaciones de derechas regionalistas que le disputarán votos al PP": la Lliga Regionalista Balear, fundada por el exconservador Jaume Font, y Convergencia per les Illes.

Los otros en liza

Biel Barceló, candidato de PSM-IV

Tras la división del Bloc, que fue socio de gobierno en la pasada legislatura, y la salida de IU y ERC, Barceló (Palma, 1967) encabeza una lista que aspira a volver a ser determinante el 22-M. Cree que podrán arañar algunos votos del PSOE, que en las autonómicas se decantan por el Partido Socialista de Mallorca. Denuncia que Illes Balears están "maltratas financieramente".  

Manel Carmona, candidato Esquerra Unida

Fue elegido coordinador de EU en noviembre de 2010, con el 80% de los votos. Ha pasado página de las turbulencias vividas en el seno del Bloc y se erige en representante del verdadero voto de izquierdas. Carmona presentó recientemente el código ético que implantará en las instituciones la próxima legislatura.  

Noticias Relacionadas