Domingo, 15 de Mayo de 2011

Casi 9.000 personas firman el manifiesto que pide un cambio político y social

EFE ·15/05/2011 - 18:56h

EFE - Varios miles de personas se manifiestan esta tarde en Madrid, convocadas por el movimiento pacífico "Democracia real ya", que agrupa a numerosos colectivos, para pedir un cambio político y social, ante la inoperancia del modelo actual. EFE/Archivo

Casi 9.000 personas han firmado ya un manifiesto del "movimiento pacífico" denominado "Democracia real ya" que pide en Internet un cambio político y social y que ha convocado a los ciudadanos para esta tarde a una manifestación en 50 ciudades.

Se autodefinen como "personas normales y corrientes", "como tú", algunos con ideologías y otros no, pero todos "preocupados e indignados" por el panorama político, económico y social, así como por la corrupción de los políticos, empresarios, banqueros y por la indefensión del ciudadano de a pie.

Creen que la unión de todos puede cambiar la situación, por lo que "es hora de ponerse en movimiento" para construir entre todos una sociedad mejor.

Opinan que las prioridades de una sociedad avanzada deben ser la igualdad, el progreso, la solidaridad, el libre acceso a la cultura, la sostenibilidad ecológica y el desarrollo, el bienestar y la felicidad de las personas.

Y que existen unos derechos básicos que deberían estar cubiertos en estas sociedades, como el de la vivienda, trabajo, cultura, salud, educación, la participación política, el libre desarrollo personal o el derecho al consumo de los bienes necesarios para una vida sana y feliz.

Tras constatar que el actual funcionamiento del sistema no atiende a estas prioridades y es un obstáculo para el progreso de la humanidad, recuerdan que la democracia parte del pueblo y que el Gobierno debe ser del pueblo, mientras que la mayor parte de la clase política ni siquiera escucha.

En su opinión, se dedican "tan sólo a los dictados de los grandes poderes económicos, aferrándose al poder a través de una dictadura partitocrática encabezada por las inamovibles siglas del PPSOE".

Añade que "el ansia y acumulación de poder" genera desigualdad, crispación e injusticia, lo que conduce a la violencia, que rechazan.

A su juicio, el fin del sistema es la acumulación de dinero, lo que prima por encima de la eficacia y el bienestar de la sociedad, "despilfarrando recursos, destruyendo el planeta, generando desempleo y consumidores infelices".

Precisa que los ciudadanos forman parte de este engranaje y que, aunque anónimos, son los que mueven el mundo.