Martes, 2 de Octubre de 2007

Microsoft rebaja su crítica al acuerdo de Google con Doubleclick

Reuters ·02/10/2007 - 20:44h

Microsoft rebajó el tono de sus críticas a la compra del la compañía de publicidad en Internet DoubleClick por parte de Google, valorada en 3.100 millones de dólares (unos 2.200 millones de euros), después de haber defendido anteriormente que la operación daría al buscador una posición dominante.

"La cuestión no es que Microsoft tenga una opinión específica (en este acuerdo) (...) Como en todos los mercados, corresponde al regulador comprobar si hay una correcta competencia", declaró en París el martes ante la prensa Jean-Philippe Courtois, presidente de la división internacional de Microsoft.

La semana pasada, Brad Smith, consejero delegado de Microsoft, sostuvo que el acuerdo de Google haría al motor de búsqueda "el canal predominante para todas las formas de publicidad", y que esto sería "malo para los consumidores".

Courtois defendió el martes que Microsoft estaba dispuesto a tomar con gusto parte activa en el mercado de 40.000 millones de dólares que supone el marketing digital, que según afirmó, citando las previsiones de los analistas, se doblará en tres años.

Pronosticó que el mercado de la publicidad en la red crecía entre un 15 y un 20 por ciento cada año en todo el mundo, mientras que el mercado publicitario mundial crecía sólo entre un 2 y un 3 por ciento.

"Tenemos previsto participar en este gran mercado", anunció Courtois.

Microsoft compró recientemente Aquantive, competidor de DoubleClick, por 6.000 dólares, en uno de los mayores acuerdos de la reciente ola de adquisiciones en el sector.

El presidente ejecutivo de Microsoft Steve Ballmer, que realizó el martes un discurso sobre innovación ante el parlamento francés, rechazó hacer comentarios sobre la posible intención de la empresa estadounidense de apelar contra una multa impuesta por Bruselas.

"No tenemos nada que decir", dijo a Reuters.

El mes pasado, el Tribunal de Primera Instancia de la Unión Europea en Luxemburgo apoyó una histórica decisión de la UE tomada en 2004 y una multa de 497 millones de euros contra Microsoft por prácticas de negocio ilegales que violaban la ley antimonopolio.

"Respetamos la decisión tomada por la Comisión Europea", añadió brevemente Courtois tras la negación de Ballmer a hacer comentarios.