Domingo, 15 de Mayo de 2011

Lorca pasará a disponer de un solo campamento con hasta 4.000 camas

EFE ·15/05/2011 - 13:41h

EFE - Una mujer y sus niños descansan en una tienda de campaña del campamento de atención a los damnificados por el terremoto de Lorca que vive su rutina de espera, alojamiento y alimentación dentro de la excepcional situación.

La Unidad Militar de Emergencia (UME) ha recibido la orden de convertir en un solo campamento, con capacidad para albergar hasta 4.000 camas frente a las 2.600 actuales, los tres desplegados actualmente en Lorca para atender a los ciudadanos que no pueden regresar todavía a sus casas tras el terremoto.

Según ha indicado hoy en Oviedo la ministra de Defensa, Carme Chacón, esta decisión se ha adoptado de común acuerdo con las administraciones local y autonómica y el nuevo campamento se levantara en las inmediaciones del hospital de campaña ya habilitado.

El nuevo campamento, ha apuntado la ministra, permitirá atender la situación "más urgente" como es mejorar la capacidad de alojamiento para los ciudadanos que temen regresar a sus casas o a aquellos cuyos domicilios no están en condiciones de ser habitados.

A preguntas de los periodistas sobre la posibilidad de que el operativo pueda estar generando un "efecto llamada" de personas no afectadas por el seísmo, Chacón ha indicado que las administraciones implicadas han considerado "al unísono" que "todas las razones indican" que la mejor alternativa es un solo campamento en el que se pueda ordenar "el flujo de entrada y salida de esos ciudadanos".

"Hemos pasado lo mas dolorosos pero queda lo más laborioso", ha apuntado la ministra que ha apuntado además que las Fuerzas Armadas están además en disposición de aumentar el contingente desplegado en Lorca, formado actualmente por 600 militares.

La ministra, que ha hecho estas afirmaciones antes de participar en un mitin en Oviedo, ha garantizado que se hará "todo el esfuerzo" para ayudar a los perjudicados por el terremoto en un proceso que, ha advertido, "puede no ser corto".

En este sentido, ha considerado necesario que técnicos, ingenieros y peritos sigan trabajando "para saber cuanto antes" que viviendas están en condiciones de ser habitadas y cuales deben ser derribadas para que sus inquilinos puedan ser realojados.