Domingo, 15 de Mayo de 2011

Israel convierte en un baño de sangre la 'nakba' palestina

Al menos 13 palestinos mueren por disparos de los soldados israelíes en incidentes en Gaza y Cisjordania y en las fronteras con Líbano y Siria

EUGENIO GARCÍA GASCÓN ·15/05/2011 - 13:27h

Los palestinos conmemoraron el 63 aniversario de la Nakba, la catástrofe, en su traducción del árabe, que para ellos representó el establecimiento de Israel en 1948 con decenas de actos y concentraciones en los territorios ocupados y en países vecinos, así como en ciudades de todo el mundo, exigiendo el derecho de retorno de más de cinco millones de refugiados, contando los descendientes, que viven en la diáspora. Durante la jornada murieron al menos 13 palestinos.

Los enfrentamientos más graves tuvieron lugar en la frontera libanesa, donde los refugiados palestinos intentaron sin éxito cruzar la frontera con Israel. Los palestinos lanzaron piedras contra las posiciones israelíes desde las que se disparó contra los manifestantes. Fuentes libanesas hablaban de diez muertos a causa de los disparos de los soldados israelíes.

Por la tarde, el Ejército libanés usó agentes antidisturbios para disolver a los manifestantes.

El incidente más sorprendente se produjo en el Golán. Decenas de palestinos que viven en los campos de refugiados de Siria consiguieron entrar en la zona ocupada por Israel y llegaron hasta la plaza central del pueblo druso de Maydal al Shams. Para ello tuvieron que cruzar la verja que hay en la zona y sortear disparos de los soldados israelíes. Dos refugiados murieron en el intento.

Sólo en la frontera con Líbano mueren diez manifestantes por disparos israelíes

Una vez en la plaza, los vecinos de Maydal al-Shams, que son drusos sirios y no palestinos, les llevaron pan y agua en señal de solidaridad. Los refugiados, varias decenas, gritaron consignas a favor del derecho de retorno, y la situación se prolongó durante varias horas hasta que, a media tarde, los refugiados palestinos regresaron a Siria, y cientos de soldados y policías israelíes se desplegaron en el pueblo.

En medios militares de Israel se comentaba que la mano de Irán está detrás de los incidentes. Sin embargo, no hay que olvidar que un alto personaje del régimen sirio, Rami Majluf, cuñado del presidente Bashar al Asad, advirtió hace sólo unos días a Estados Unidos, a través del New York Times, de que si no hay tranquilidad en Siria tampoco habrá calma en Israel.

Algo parecido sucedió en Ramala, Cisjordania, y en la franja de Gaza, aunque los manifestantes no consiguieron su objetivo de entrar en Israel en ningún caso. En todos los incidentes hubo centenares de heridos por disparos de los soldados. En Gaza murió un palestino cerca de la verja que rodea la Franja por disparos de un soldado israelí.

"Hoy recordamos lo que hemos sufrido desde 1948", dice un palestino en Ramala

"Hoy recordamos lo que han sufrido nuestras familias desde 1948. Quiero que mis hijos puedan volver a Ramlaalgún día", comentó Maamun Hamdan, de 33 años, padre de dos hijos pequeños que se manifestaron con él en Ramala. La familia de Hamdan es originaria de Ramla, una población que hoy está dentro de Israel, a pocos kilómetros de Tel Aviv. Cerca de él, una pancarta decía: "El retorno es un derecho natural y legal que no está sujeto a negociación".

Dimisión de Mitchell

La incapacidad de Estados Unidos para forzar a Israel a salir de los territorios ocupados es total, y se vuelve a reflejar en la dimisión, el viernes, del enviado especial del presidente Barack Obama para el conflicto de Oriente Próximo. El senador George Mitchell abandona su misión cansado después de dos años de chocar con el muro israelí y con el lobby israelí en Washington.

Mitchell era partidario de trazar un plan de paz y obligar a las partes a cumplirlo. Ahora, en Washington, se queda como mandamás en solitario Dennis Ross, uno de los llamados rabinos, que ha fracasado con todas las administraciones desde la de George Bush padre.