Domingo, 15 de Mayo de 2011

El Gobierno cifra los daños del seísmo en al menos 70 millones

Los primeros vecinos han sido realojados y los edificios en peor estado están siendo demolidos

D. AYLLÓN. / M. A. CRIADO ·15/05/2011 - 12:05h

AFP - Bomberos a punto de demoler una pared para impedir más incidentes en Lorca.

Entre 65 y 70 millones de euros. Esta es la primera estimación de daños que ha realizado el Consorcio de Compensación de Seguros sobre el terremoto que sufrió Lorca (Murcia) el miércoles pasado y que mató a nueve personas. No obstante, según indicó ayer la vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, se trata de una estimación inicial que podría crecer una vez acabe la evaluación de los daños, ya que el Consorcio "no tiene limitación" a la hora de hacer la valoración.

e_SDLqLa primera cifra que se ha dado de 70 millones de euros es solo una estimación, porque los peritos no han podido entrar todavía en muchos de los locales y viviendas afectadas", afirmó Salgado, que ayer visitó la zona. El Ejecutivo pretende que el sector público no sea el único que apoye económicamente a los damnificados. La vicepresidenta señaló ayer que se dirigirá a los bancos para que den un trato especial a los vecinos y las empresas que han sido víctimas del terremoto.

Al menos siete familias han sido ya trasladadas al barrio de San José

En su visita a Lorca, Salgado comprobó in situ el grado de indignación de los vecinos. Los lorquinos, contentos con la actuación de militares y bomberos, demandan más información. De hecho, el ayuntamiento tiene previsto aumentar hoy el número de mesas informativas.

Ayer, los vecinos se levantaban con resignación de las mesas de bar donde los técnicos municipales atendían a los ciudadanos: "No saben nada; no dan respuestas a nuestras preguntas. Sólo nos dicen que estemos pendientes de los medios de comunicación y preguntan si nos han revisado la vivienda", lamentaba ayer Juana Mari Gómez, empleada de Correos de 41 años de edad. "Nos dicen el clásico vuelva usted mañana", se lamentaba.

Con la población a la espera de las ayudas, las rencillas políticas no se han hecho esperar. Ramón Luis Valcárcel (PP) acusó en una rueda de prensa al PSOE de Lorca de "falta de lealtad". Según dijo, aunque sin citar a nadie en concreto, hay socialistas "irresponsables" que están diciendo que el dinero ya está disponible y están animando a los vecinos a exigirlo. "Hay quien no entiende de tragedias ni dramas personales, sino que les interesan los votos. No los van a tener", afirmó.

"No saben nada; no responden a nuestras preguntas", se queja una vecina

Rehabilitaciones

En Lorca viven 92.694 personas, y en su casco urbano (la zona más afectada) unas 65.000. Seis de cada 10 casas ya se pueden habitar. El 28% siguen pendientes de rehabilitación hasta que sus residentes puedan regresar a sus viviendas y el 12% restante sufren daños estructurales, lo que significa que no se puede acceder a ellas.

Con este panorama, muy lentamente se van consiguiendo soluciones para los afectados. Ayer había al menos siete familias realojadas. Como una de las ubicaciones que podía absorber a más afectados, la urbanización Torre del Obispo, no está todavía disponible por falta de equipamientos sanitarios, la mayoría de los realojos se han realizado en el céntrico barrio de San José. Una de las familias realojadas es la de Francisco Menchón. Él, su mujer e hija recibieron la noticia de manos del propio concejal de Urbanismo, Francisco García, después de dormir tres noches seguidas en el coche. El hombre se fundió en un abrazo con el político y rompió a llorar.

Mientras tanto, la localidad se esfuerza por volver a la normalidad cuanto antes. En lo que se refiere a la reparación de daños, el Consistorio lorquino anunció ayer la firma del primer decreto de demolición de uno de los edificios que quedaron afectados. Se trata de uno de los bloques del barrio de La Viña, el llamado Grial, cuya estructura y cimentación resultaron afectadas por el temblor.

Sin espera

No obstante, en algunos casos los vecinos no esperan a que los técnicos hagan su labor. Ayer, por ejemplo, en la calle Panadería, un grupo de vecinos trataba de asegurar sus casas y desconchar las paredes con unos puntales metálicos. "Es para que los técnicos tengan más fácil ver los pilares y decidan luego con más rapidez", explica Miguel, un joven disc-jockey que tenía su estudio metido en un almacén por culpa del terremoto. El inmueble está pintado con la marca roja que designa los bloques peores, pero Miguel espera que lo pongan en amarillo, al menos de manera temporal para poder entrar a recoger sus cosas.

Una de las preocupaciones que marcará hoy lunes la vuelta, o no, a la normalidad, es la actividad escolar. El temblor paralizó jueves y viernes las clases y dejó profundas grietas en algunos de los colegios. Un total de 23 centros escolares tiene previsto reanudar hoy las clases, según indicó ayer el Gobierno regional a través de Twitter. Otros, sin embargo, como ocurre con los institutos de secundaria Ros Giner, Ibáñez Martín y Ramón Arcas, no volverán a abrir sus puertas este curso por los daños sufridos.

En cuanto a la sanidad, el Hospital Rafael Méndez, donde desde el sábado pasado las urgencias vuelven a estar activas, abrirá hoy el servicios de hematología, el laboratorio y el hospital de día.

Noticias Relacionadas