Domingo, 15 de Mayo de 2011

La clase política francesa "sorprendida" por la detención de Strauss-Kahn

Las opiniones ante los hechos son diversas, pero casi todos apuntan a que su futuro como candidato a la presidencia termina aquí

PÚBLICO.ES/M.S. ·15/05/2011 - 12:54h

EFE/Charlie Archambault - El director del FMI, Dominique Strauss-Kahn, en Washington durante el pasado verano.

El director del Fondo Monetario Internacional no ha dejado indiferente a nadie con su historia. Tras ser acusado de agresión sexual, intento de violación y detención ilegal en Estados Unidos , las reacciones entorno a Dominique Strauss-Kahn se han sucedido en todos los ámbitos.

Su nombre sonaba como el del posible sucesor de Sarkozy en la presidencia del Gobierno de Francia, pero ahora queda en suspenso el futuro de la carrera política de Strauss-Kahn como principal aspirante socialista a las presidenciales de 2012 y se abre un espacio para la especulación ¿dará esto una nueva oportunidad a Sarkozy? Ante la incertidumbre de lo que vendrá, la realidad se impone con el cabecilla de una de las instituciones de Bretton-Woods detenido e imputado.

Y las reacciones entre la clase política francesa, que sin cuestionar la presunción de inocencia del imputado, sí ha calificado el hecho de "preocupante" y ya han comenzado.

El Gobierno francés no ha querido precipitarse en sus calificaciones sobre los hechos y ha pedido que se respete la presunción de inocencia del imputado.

"Real o falso, este nuevo asunto privado le saca de la carrera antes de las primarias socialistas"

El portavoz del Ejecutivo, Fraçois Baroin, ha señalado en la cadena francesa France 2 que su Gobierno "respeta dos principios simples: el proceso judicial en curso bajo la autoridad de la Justicia estadounidense, según las modalidades del derecho estadounidense, y el del respeto a la presunción de inocencia". "Hay que tener una prudencia extraordinaria en la forma, el análisis, los comentarios y las consecuencias", ha argumentado, señalando que el director tiene el derecho a contar su versión ante un juez.

Por otro lado, mientras que la secretaria general del Partido Socialista francés, Martine Aubry, se ha mostrado "sorprendida" ante los hechos, que han caído como "un rayo", según recogía el diario francés Le Point.fr, otros líderes no han perdido el tiempo en posicionarse. 

Marine LePen, líder del partido ultraderechista Frente Nacional (FN), se ha mostrado tajante con el asunto: "(Strauss-Kahn) ha quedado definitivamente desacreditado como candidato a la más alta función del Estado". "Los hechos que se le reprochan, de ser ciertos, son de una gravedad extrema", ha añadido Le Pen, según la cual "por todo París, el París periodístico, el París político, circulan desde hace meses rumores sobre las relaciones ligeramente patológicas que Strauss-Kahn parece mantener con las mujeres".

Más flexible y cauta se ha mostrado la candidata a las primarias socialistas, Segolène Royal, que desde la radio francesa Europe 1 ha instó a respetar la presunción de inocencia y aunque ha asegurado que la noticia "ha sido un choque todo está todavía por verificar". "Sería indecente hacer de esto una telenovela. No es momento de comentar las consecuencias de este asunto sobre la política interior", ha sostenido Royal, que llamó a no ensañarse con un hombre "que no ha tenido la ocasión de defenderse".

Para otros como Lionnel Luca, diputado de la Unión por un Movimiento Popular (UMP), en cambio, "real o falso, este nuevo asunto privado sobre el director del FMI le saca de la carrera antes de las primarias socialistas y sobre todo desacredita a Francia a nivel internacional".

Y es que fuera de Francia, el impacto de su detención ha comenzado. Este domingo, Strauss-Kahn no podrá encontrarse con la presidenta alemana, Angela Merkel , con quien debía hablar sobre la crisis finaciera y el rescate griego, tema que estaba previsto se tratara la semana entrante en Bruselas.

Noticias Relacionadas