Domingo, 15 de Mayo de 2011

Seis terremotos de baja intensidad se suceden en Lorca durante la noche

Los seísmos se suman a los más de treinta temblores que se han sentido en la localidad murciana desde el pasado 11 de mayo

EFE ·15/05/2011 - 09:47h

El suelo sigue temblando bajo los pies de los vecinos de Lorca . Durante la pasada noche, se han sucedido hasta seis terremotos de baja intensidad que no han superado la magnitud de 2,7.

Según el Instituto Geográfico Nacional , el primer seísmo, de magnitud 2,6,  se ha sentido al comienzo de la noche, sobre las 21.10 horas. Tres minutos después, un nuevo temblor de menor magnitud (1,6) ha sido sucedido por otro de magnitud 2,7 casi cuarenta minutos después.

Durante las horas siguientes se han sucedido otros tres seísmos: a las 23.19 horas, de 1,7 de magnitud; a las 00.03 horas, de 2,7, y el último, que ha tenido lugar entrada la madrugada, a las 05.21 horas, con una intensidad de 1,6.

Estas seis últimas sacudidas se suman a las más de la treintena que han tenido lugar en Lorca, después de que el pasado 11 de mayo dos terremotos de 5,1 y 4,5 sacudieran la ciudad. El suceso ha provocado nueve muertos, 300 heridos y cuantiosos daños materiales.

Según conclusiones de la inspección técnica, seis de cada diez edificaciones de Lorca han sido declaradas como habitables y el 40% restante -unas 1.600- no son aptas para ser ocupadas, al menos por el momento.

En concreto, un 28% de las construcciones -unas 1.150- han sido marcadas con color amarillo, lo que significa que sus habitantes pueden entrar sólo unos minutos a recoger algunas de sus pertenencias, y el 12% restante -cerca de 500- tiene código rojo y prohibido el acceso por daños estructurales.

En total, 4.070 personas están siendo atendidas en cinco áreas de acampada y en otras cuatro al aire libre, según Cruz Roja, de las que más de la mitad están en el Huerto de la Rueda. El recinto de Santa Quiteria, por ejemplo, es una de las más grandes, donde se ha establecido una rutina de espera, alimentación y alojamiento, además de visitas institucionales.

Los temblores y la falta de alojamiento no ayudan a los vecinos de Lorca a recuperar la normalidad. Varias personas han preferido no albergarse en los campamentos de atención a los damnificados y han pasado la noche en aparcamientos y parques de la ciudad.

Noticias Relacionadas