Domingo, 15 de Mayo de 2011

Lucía Pérez, sin premio en Eurovisión

Azerbaiyán gana el festival y España queda en el puesto 23

RAMIRO VAREA ·15/05/2011 - 00:22h

REUTERS - La española Lucía Pérez, anoche en el Festival de Eurovisión. -

"Ouo uo oo, ouo uo oo, y ahora que me quiten, que me quiten lo bailao...". Con un vestido corto de color fucsia y una vistosa minifalda con cintas rojizas, Lucía Pérez, de 25 años y nacida en una pequeña localidad de Lugo, se entregó anoche por completo sobre el escenario del Düsseldorf Arena durante su actuación el la edición número 56 del Festival de Eurovisión.

El reto no era fácil. Acompañada de cinco bailarines (tres de ellos actuaban a su vez como coristas), y recibida con una gran ovación por parte del público asistente, la cantante gallega derrochó toda su fuerza para defender la canción 'Que me quiten lo bailao'.

Pero el optimismo, vitalidad y simpatía que desplegó en su interpretación le sirvió para bien poco, ya que quedó en el puesto 23 con sólo 50 puntos. Y eso, a pesar de que Lucía Pérez fue trending topic mundial en Twitter tras completar su actuación. La canción compuesta por Rafael Artesero no se ganó el apoyo del público europeo.

La cantante gallega fue ‘trending topic’ mundial en Twitter tras su actuación

Las quinielas no acertaron en esta ocasión. Unas 40.000 personas vibraron en directo, desde el Düsseldorf Arena, con la inesperada victoria de Azerbaiyán. La canción Running scared, una balada interpretada por el dúo Ell&Nikki, se alzó con el Micrófono de Cristal. España sólo recibió la máxima puntuación (12 puntos) de Francia y Portugal. Los españoles otorgaron la nota más alta a Italia.

El estadio de fútbol del Fortuna de Düsseldorf albergó la edición número 56 del festival. En apenas tres semanas, el césped desapareció, y el recinto se convirtió en un impresionante escenario en el que se desarrolló el festival.

Los peores augurios se cumplieron para España. Los pronósticos situaban a la canción de RTVE en las últimas posiciones. A pesar de todo, minutos antes de que arrancara el certamen Lucía Pérez se mostraba optimista. "El objetivo es disfrutar. Esta es la mayor experiencia de mi vida. Pase lo que pase, lo importante es que la imagen de España que hemos dado es muy buena", afirmó la cantante gallega en el programa Destino Eurovisión: Düsseldorf.

150 millones de audiencia

La edición de este año, que abrió el representante de Finlandia, Paradise Oskar, con su canción Da Da Dam y cerró la cantante de Georgia, Eldrine, fue seguida en directo por las televisiones de los 43 países participantes, de los cuales 18 no superaron las semifinales. El evento fue seguido por 150 millones de espectadores.

Los peores augurios se cumplieron para España: sólo logró 50 puntos

Al igual que sucedió en 2010, la gala fue dirigida por tres personas: el popular presentador de la televisión alemana Stefan Raab, la actriz Anke Engelke y la presentadora Judith Rakers. La gala arrancó con la interpretación de Satellite, la canción que dio el triunfo a Alemania el año pasado. Fue el polifacético Stefan Raab, guitarra en mano, quien cantó el tema.

El impresionante escenario del Düsseldorf Arena fue uno de los elementos más destacados del certamen, ya que su decoración variaba con cada una de las 25 actuaciones. El colorido y la iluminación formaron parte básica de la puesta en escena de cada tema. Tras las 25 canciones, llegó el momento de las votaciones. Y la sorprendente victoria de Azerbaiyán.