Domingo, 15 de Mayo de 2011

El 'Villarriba' y el 'Villabajo' del voto del PP

El abismo entre el apoyo conservador en Chamartín y en Vallecas

I. A. ·15/05/2011 - 08:00h

I. A. - Un autobús de la EMT, en Chamartín. GRACIELA DEL RIo

Al distrito de Chamartín y al de Puente de Vallecas no sólo les separan 12 kilómetros y 19 estaciones de metro. También les distancian 37,68 puntos porcentuales. Es la diferencia del respaldo que obtuvo el PP entre uno y otro en las últimas elecciones municipales de 2007.

Chamartín es el feudo del partido del alcalde, Alberto Ruiz Gallardón. Allí, los conservadores obtuvieron el 72,38% de los sufragios relegando al PSM a un lejano segundo puesto, con el 17,78% de los votos. Es el distrito de Madrid en el que el PP obtiene un mayor respaldo.

En Chamartín, el PP obtuvo el 72% de los apoyos en 2007; en Vallecas, el 34%

Puente de Vallecas, en cambio, es su territorio comanche. En los últimos comicios tuvieron el 34,7% del apoyo, frente al 48,64% del PSM.

Los dos distritos son el Villarriba y el Villabajo del voto a los conservadores. Pero, ¿a qué se deben esas cifras? Rosario, ama de casa y vecina del barrio de Ciudad Jardín, en Chamartín, asegura cerca de la estación del mismo nombre que es por "las diferencias en el nivel adquisitivo" entre los dos distritos. El suyo es el que tiene la mayor renta per cápita de la capital, con 23.862 euros. Puente de Vallecas es el que menos: 15.700 euros.

"Se asocia al PP con los ricos"

Los dos distritos son también los de mayor y menor renta per cápita

"Sigue existiendo una especie de odio entre la derecha y la izquierda y sí creo que dependiendo de dónde se viva el voto se decanta por uno o por otro", apunta Juan Félix en pleno barrio de Prosperidad. Rosario se confiesa: "Yo voto PP pero soy socialista en mi forma de pensar". Y asegura que "en los barrios más pobres se asocia al PP con la opulencia y se le vota menos".

Más contundente es la reflexión que realiza Manuel Sánchez desde uno de los bancos de la plaza de Puerto Rubio o plaza Vieja, en el corazón de Vallecas. "El PP no se ha preocupado de los trabajadores en 16 años. Seguimos teniendo problemas de inseguridad y muchas calles dan pena", lamenta.

Él cumple con el perfil característico del vecino de este distrito, situado al sureste de la capital y nutrido de inmigrantes llegados de Extremadura y Andalucía en los años sesenta. Vino a Madrid procedente de Cáceres en 1964 y ha estado 40 años trabajando como fontanero.

Ahmed, llegado hace 5 desde Marruecos, destaca en la misma plaza la "hospitalidad" del distrito. "En los barrios del PP los inmigrantes somos basura y aquí he podido hacer mi vida", afirma.

Los partidos conocen estas diferencias. Mientras en Chamartín abundan los carteles que piden el voto para el PP, en la avenida de la Albufera cuelgan los que lo solicitan para Tomás Gómez.