Domingo, 15 de Mayo de 2011

El cheque en blanco

Los remedios del PP para la crisis: los mismos que los de Zapatero

·15/05/2011 - 09:07h

Los electores saben a qué se atienen en el caso de decidirse a darle el voto al PSOE. Es decir: la realidad de la política de los socialistas es la que es. En mayo de 2010, el Gobierno acabó, por presión europea e internacional, sus coqueteos con unos estímulos fiscales que buscaban amortiguar nuestra Gran Depresión.

Pero, ¿saben los electores a qué se atienen cuando tienen que decidirse por votar al PP? Saben que la causa de la crisis, según la versión infantil del PP, son unos contradictorios y no menos infantiles discursos de Zapatero, y su política de presunto descontrol del gasto público y de la deuda gubernamental. Pero ¿conocen los remedios que el PP tiene en el botiquín? A día de hoy no directamente. ¿Por qué? Porque esos remedios son los mismos, y mucho más de lo mismo, que aplica Zapatero desde mayo de 2010. Al elector, el PP le pide entonces que le extienda un cheque en blanco. ¡No le va a solicitar que le apoye para aplicar lo mismo que hace Zapatero desde hace un año!

Lo primero que haría Rajoy es pedir a los españoles nuevos ajustes

De vez en cuando, a alguno de los candidatos del PP se le escapa. Es el caso de Alberto Ruiz-Gallardón cuando dijo que lo primero que haría Mariano Rajoy es pedirle a los españoles que se ajusten el cinturón durante cinco años. Y, otras veces, los más zorros, disfrazan sus discursos. Ayer, por ejemplo, José María Aznar dijo en Cuenca que el Gobierno socialista "todavía no se ha dado cuenta de que tiene que hacer reformas económicas serias".

¿Reformas económicas serias? Seamos razonables: esto no es para enumerar profundamente en un mitin electoral. Entonces, uno va al libro España puede salir de la crisis, publicado por Aznar en 2009, y se encuentra básicamente las mismas recetas que está aplicando el PSOE en el Gobierno desde hace un año, aunque menos concretas y más genéricas. Lo dicho: el cheque en blanco. Pero el diagnóstico de Aznar, y del PP, es una caricatura, una construcción doctrinal. La clave que lo explica todo, según Aznar, es el gasto público y el deterioro de la estabilidad presupuestaria a partir de 2004.

Los conservadores pretenden ocultar una triple burbuja económica

Pues no es así. Es una grosera manipulación de la crisis española. Unos datos simples lo prueban. En el año 2000, la deuda pública bruta representaba el 59,3% del Producto Interior Bruto (PIB). Entre ese año y el 2007 la economía española crece en términos reales una media del 3,6% anual. Y ese año de 2007 la deuda pública bruta se ha reducido desde el 59,3% al 36,2% (si se toma el indicador no menos interesante de deuda pública neta desciende al 26,5%) Los pagos de intereses pasan del 3,2% del PIB en 2000 al 1,6% en 2007. ¡Solo como resultado de esta crisis, la deuda pública ha pasado a finales de 2010 al 60% del PIB. Es decir: apenas algo más que el 59,3% del año 2000!

El sector privado

Por lo que se refiere al déficit público, este pasa del 1,0% en 2000 a un superávit del 1,9% en 2007 (después de los superávits del 1% en 2005 y del 2% en 2006). ¿Entonces cuál es el problema? El que intentan camuflar Aznar y el PP para ocultar el verdadero alcance de la crisis y atribuírsela a Zapatero: la triple burbuja, inmobiliaria, de crédito y bursátil.

Pero, claro, Aznar no puede situar el epicentro de la crisis en el sacrosanto sector privado. ¡Vade retro!