Sábado, 14 de Mayo de 2011

El City gana un trofeo 35 años después

Un gol de Yaya Touré da al equipo de Silva la victoria en la final de la Copa Inglesa

EFE ·14/05/2011 - 18:42h

AFP - Yaya Toure, en el momento de marcar el gol de su equipo. -

El Manchester City ha levantado su primer título en 35 años, dos meses y diecisiete días, a costa del Stoke City, con un gol del marfileño Yaya Touré que supuso la victoria de los 'Citizens' en la final de la Copa de Inglaterra (1-0).

El Manchester City dispuso de ocasiones de gol para haber firmado un triunfo más amplio, pero careció de puntería, sobre todo en la primera parte. La mejor oportunidad de gol en el primer tiempo la tuvo en el minuto 34 el español David Silva, que disparó mal cuando estaba en una inmejorable posición para marcar. Silva, pese a fallar un gol 'cantado', se convirtió, junto con el argentino Carlos Tévez y Mario Balotelli, en los mejores del Manchester City. En el Stoke llevó la batuta Jermain Pennant.

Sin estrenar el marcador, los dos equipos llegaron al descanso con la mente puesta en esa Copa que el City había levantado cuatro veces en su historia y que las vitrinas del Stoke todavía no conocen. Manchester City y Stoke irrumpieron con ritmo e intensidad en el segundo tiempo. El Stoke presionaba para ganarse un respecto en Inglaterra, aunque las millonarias estrellas de los "blues" se empeñaban en demostrar que el propietario del club, el jeque árabe Mansour, no se equivocó al pagar por ellos.

El Manchester City no cesó en su acoso a la portería del Stoke

Aunque Tévez reapareció esta semana (el martes en la cita de Liga ante el Tottenham) tras un mes de baja por una rotura fibrilar, su técnico, Roberto Mancini, lo mantuvo en el campo en la segunda mitad y el argentino rindió a buen nivel.

El Manchester City no cesó en su acoso a la portería del Stoke, al que salvó el guardameta Sorensen en varias ocasiones. Todo apuntaba a que el gol del equipo de Mancini llegaría tarde o temprano, y así fue. Yaya Touré lo hizo posible en el minuto 74. Un zurdazo del exjugador del Barcelona cumplió el sueño de miles de aficionados del Manchester City que viajaron este fin de semana a Londres en busca de una alegría.