Sábado, 14 de Mayo de 2011

Japón devuelve a Lorca su solidaridad por el terremoto de hace dos meses

EFE ·14/05/2011 - 12:10h

EFE - La ministra de Defensa, Carme Chacón,contesta a las preguntas de los periodistas tras reunirse en el Cuartel General de la Unidad Militar de Emergencias (UME) con el JEMAD y con el jefe de la UME, teniente general José Emilio Roldán, además de mantener una videoconferencia con algunos de los miembros del dispositivo de esta unidad que se encuentran en Lorca.

Las autoridades de Japón han trasladado su solidaridad y apoyo a los familiares de los fallecidos y a los heridos en el terremoto de Lorca (Murcia) del pasado miércoles, en correspondencia con el afecto que la sociedad española mostró por el seísmo que azotó al país asiático dos meses antes.

El embajador de Japón en España, Fumiaki Takahashi, ha enviado sendas cartas al jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y al presidente de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, en las que les manifiesta sus condolencias por lo ocurrido en Lorca, han informado a Efe fuentes de la oficina diplomática nipona en Madrid.

En su escrito, Takahashi expresa su ánimo y sus "mejores deseos de pronta recuperación" para los 300 heridos y las familias de los nueve fallecidos y extiende su solidaridad con "toda España".

Recuerda que el dolor en Lorca ha sido provocado por una situación que "desgraciadamente se ha vivido también en Japón recientemente".

"Espero con estas líneas corresponder a tanta generosidad y afecto", concluye el embajador en alusión a la manera como la ciudadanía española se volcó ante el terremoto en Japón del pasado 11 de marzo.

El ministro nipón de Asuntos Exteriores, Takeaki Matsumoto, también remitió una carta a su colega española, Trinidad Jiménez, el pasado jueves para trasladar el aliento del pueblo japonés ante lo sucedido en la localidad murciana, según las fuentes.

El seísmo de Japón, el peor de su historia con una magnitud de 9 grados en la escala de Richter, desencadenó un devastador tsunami en la costa noroeste de la isla que provocó la muerte de cerca de 15.000 personas y la desaparición de otras 9.900.

A los cuantiosos daños personales y materiales, se unió el accidente de la central nuclear de Fukushima, que aún sigue representando una seria amenaza para el país.