Viernes, 13 de Mayo de 2011

El cierre de nueve centros educativos afecta a 6.600 alumnos

Estudiantes de Infantil, Primaria y Secundaria serán reubicados en otros colegios

D. A. / M. A. C. ·13/05/2011 - 23:35h

D. A. / M. A. C. -

Nueve centros educativos de Lorca tendrán que permanecer cerrados hasta el final del curso escolar. Los daños que han sufrido a causa de los terremotos del pasado miércoles obligan a reubicar a sus 6.600 alumnos en diferentes colegios e institutos de Murcia, según explicó este viernes la Consejería de Educación.

Seis de los centros afectados imparten Educación Infantil y Primaria a unos 3.000 menores. Son el Virgen de las Huertas de Cazalla, José Robles, San Fernando, Alfonso X El Sabio, San José y el Sagrado Corazón. Pese al cierre, estos tres últimos centros mantendrán abiertos los pabellones de Educación Infantil, que no han sufrido daños importantes porque están separados del resto del complejo.

Los otros tres edificios afectados son institutos de Secundaria, en los que están matriculados 3.600 estudiantes: el Ibáñez Martín, el Ramón Arcas y el Ros Giner. Este último centro también alberga la Escuela Oficial de Idiomas de la ciudad, a cuyos alumnos se les estaba buscando este viernes una ubicación. Los 24 centros educativos restantes, que permanecen cerrados desde el pasado miércoles, reanudarán las clases entre el lunes y el martes de la semana que viene, según las estimaciones del consejero de Educación de Murcia, Constantino Sotoca.

Ante el elevado número de alumnos afectados, el Gobierno regional y el Ayuntamiento de Lorca han diseñado un plan de reubicación de los estudiantes en diferentes centros y una ampliación de los turnos lectivos, que se prolongarán hasta la tarde. Los institutos Rambla de Nogalte de Puerto Lumbreras (a 18 kilómetros de Lorca), el Juan Bosco y el Príncipe de Asturias, ambos en Lorca, son los centros que recibirán a la mayoría de los alumnos afectados.

Agustín Clemente, de 17 años, estudia en este último instituto de Secundaria que ha quedado intacto tras los terremotos del miércoles. "No me he librado", dice intentando ser gracioso, pero no le sale. Sus padres, que observan cómo trabaja un equipo de la Unidad Militar de Emergencias, no están para bromas.

Además de la redistribución de centros, el Consejo de Gobierno ha decidido prestar apoyo psicológico a los alumnos, padres y profesores que lo requieran, a través de un equipo de orientadores educativos y psicólogos que prestarán el asesoramiento necesario para "asimilar esta situación" y paliar "los síntomas más significativos de estrés", explicó Sotoca.

Por otra parte, la Universidad de Murcia reanudará el próximo lunes las clases en las titulaciones que imparte en el campus de Lorca, que quedaron interrumpidas el pasado miércoles tras los terremotos.