Viernes, 13 de Mayo de 2011

Rajoy adopta el mensaje del PP vasco y no contenta al ala dura

No le gusta que Bildu esté en las elecciones, pero califica su legalización sólo de "contratiempo"

MARÍA JESÚS GÜEMES ·13/05/2011 - 23:44h

AFP - Rajoy entre Javier Maroto, candidato a alcalde de Vitoria, y Javier de Andrés, para las Juntas Generales de Álava.

Y en el octavo día de campaña, Mariano Rajoy habló de Bildu a sus militantes. El líder del PP asistió este viernes a una comida mitin en Vitoria y por fin rompió su silencio. Cuando se supo que el Constitucional daba luz verde a la coalición hizo una declaración institucional en la que acataba pero no compartía el fallo. Ni las incendiarias declaraciones de Aznar o Aguirre lograron que se pronunciara después. Hasta llegar a Euskadi. "Era el sitio donde quería soltarlo", reconocen sus colaboradores.

"A nosotros no nos gusta que Bildu esté en las instituciones", proclamó ante unos 700 afiliados. "Es una coalición a la que apoyan, entre otros, Otegi o el hombre de la foto, que aún no han condenado a ETA ni a sus atentados y asesinatos", dijo refiriéndose a la pancarta que exhibió Ander Errandonea, el etarra que fue excarcelado hace unos días. Rajoy aseguró que con esa imagen se ha puesto de manifiesto que "su mentira" tenía un "recorrido muy corto". "Han tardado 24 horas en dejarlo al descubierto", resaltó. El dirigente conservador utilizó un tono cauteloso. Afirmó que el PP va a estar "en su sitio" y que no se va a "desviar de su compromiso con los ciudadanos". Además, pidió a la gente que "no se desanime pese a algunos contratiempos de la lucha antiterrorista", porque "el Estado de derecho gana siempre".

Rajoy dará un mitin en Santander en vez de acudir a la marcha de las víctimas

Y ya está. Rajoy no puede ni tiene intención de hacer nada más. El PP reconoce, en privado, que los socialistas están haciendo todo lo que está en sus manos en la lucha contra el terrorismo y que se está deteniendo a muchos etarras. El jefe de la oposición ya ha asumido que Bildu será una más de las papeletas que caerán en las urnas.

El candidato a las Juntas Generales de Álava, Javier de Andrés, anunció que nada más tomar posesión planteará una moción solicitando "la condena de ETA y de las armas" para ver qué hace Bildu. A Rajoy ni se le ocurrió decir que va a llevar alguna iniciativa al Congreso. Ni criticó a los jueces, ni al Gobierno. Sólo prometió que su partido actuará con "coraje", "determinación" y "con la ley por delante" para combatir en el futuro a la banda.

Sus palabras saben a poco al ala dura del PP, a la que le gustaría que diera más caña. O algún gesto, prueba de su disconformidad como, por ejemplo, romper el Pacto Antiterrorista o el acuerdo con el PSOE en el País Vasco. Pero no está en sus planes.

El PP vasco lamenta que "entre todos se le haya hecho la campaña a Bildu"

Rajoy no desautorizó expresamente a las voces que se han elevado culpando al Gobierno de la legalización y alertando sobre una posible negociación con ETA. Pero de alguna forma se posicionó al adoptar el discurso más moderado que se le atribuye al PP vasco. A pesar de algunas excepciones, como la salida que tuvo su líder, Antonio Basagoiti, al hablar de "jueces gallina".

Respaldo

A los conservadores vascos, la intervención de Rajoy les sonó bien. Y algunos agradecían, después del acto, el respaldo que les había brindado "frente a los que quieren romperlo todo". Rajoy ensalzó la estrategia del PP vasco: "Habéis demostrado una gran capacidad para hacer las cosas bien y es de justicia decirlo. Estamos deseosos de que sigáis en la misma línea y dirección". El portavoz en Europa, Jaime Mayor Oreja no estaba para escucharlo. Pero sí Carlos Iturgaiz, otro cargo muy crítico, que, sentando en su mesa, no desplegó sus tesis.

Por su parte, Antonio Basagoiti marcó el fin de ETA: "Requiere que se condenen del primer al último atentado, reconocimiento de culpas y petición de perdón". Dijo que tenía que "quedar muy claro que el dolor generado no tiene justificación", porque si no habrá "generaciones que prestigiarán a ETA". Mantuvo que su formación seguirá con el "listón alto" y que a Bildu, "ni agua".

En el PP vasco están preocupados. Piensan que "entre todos" le han hecho "la mejor campaña que se le puede hacer a Bildu". "Va a tener un resultado muy bueno", auguraban. Creen que puede sacar cinco escaños en San Sebastián y hasta tres en Bilbao.

Rajoy no se fue sin denunciar además el papel del PNV como "corresponsable" de las políticas socialistas y sin hacer una mención, de pasada, a las víctimas del terrorismo. Aunque a estas, más que citarlas, lo que les gustaría es que fuera a la marcha de hoy. Pero el líder del PP se ha puesto un mitin en Santander. El que se había suspendido por el duelo de Lorca.