Viernes, 13 de Mayo de 2011

Trichet: "Nadie aceptará salvar otra vez a los bancos"

El presidente de la CNMV no ve justificadas las retribuciones de los consejeros del Ibex

V. ZAFRA / M. ALBA ·13/05/2011 - 22:30h

¿Problemas de liquidez en la CAM? El mismísimo Trichet ha comprobado que no. Como muestra la imagen captada por este diario, hizo ayer su particular test de estrés a la caja cuando paró en el cajero de su oficina central en Madrid para ‘financiarse’. Paradójicamente, tras mostrarse contrario a un futuro nuevo rescate de la banca, eligió la CAM, la caja con más apuros. M. Alba

Jean-Claude Trichet puede pasarse horas y horas hablando casi en clave y sin decir claramente lo que piensa ni lo que va a hacer la institución (ya hay especialistas en traducir al presidente del Banco Central Europeo). Sin embargo, hoy sorprendió en un discurso en Madrid al asegurar, sin ningún tipo de ambages, que es "obligatorio" reforzar la resistencia de las entidades financieras porque "nuestras democracias no estarían preparadas para entregarles otra vez ayudas que impidieran una gran depresión". "Nuestros ciudadanos no permitirían, por segunda vez, que los gobiernos movilizaran el 27% del PIB, a ambos lados del Atlántico, para salvar al sistema financiero", sentenció.

De esta forma tan clara, el banquero defendió que hay que llevar a cabo las reformas anunciadas del sistema financiero y no echarse atrás ahora que parece que todo empieza a arreglarse y que las entidades van a sobrevivir. El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, intervino antes de Trichet y destacó que las actuaciones del Eurosistema y, especialmente de Trichet, "han contribuido de forma muy notable (...) a evitar un desplome del sistema financiero de proporciones y consecuencias incalculables".

En las mismas jornadas, organizadas por Expansión y KPMG, el presidente de la patronal de banca, Miguel Martín, abogó, de forma similar a Trichet, por no hacer pagar a los contribuyentes los costes de los problemas de las entidades financieras. Dijo que se deje quebrar a todo el que lo requiera, pero siempre que las autoridades tengan el poder de asumir el control de la entidad y repartir las pérdidas entre quien corresponda, es decir, sus accionistas o bonistas, no entre los ciudadanos.

Mientras, el consejero delegado del BBVA, Ángel Cano, se mostró convencido de que hasta que las cajas no den sensación de estar totalmente saneadas, es decir, después de que haya entrado el FROB, "va a ser difícil atraer a los inversores privados".

Remuneraciones

Y si Trichet fue claro con sus afirmaciones sobre los bancos, no lo fue menos el presidente de la CNMV, Julio Segura, sobre las remuneraciones de los consejeros de las principales empresas españolas, las que integran el Ibex 35. Aseguró que el año pasado cobraron una media de medio millón de euros cada uno (7,2 millones por Consejo), algo que a su juicio no parece ser "justificable", especialmente "cuando se analizan cláusulas y otros tipos de retribución variable e indemnizaciones". Ahora bien, tras su crítica feroz dejó claro que no debería limitarse esta cuantía sino intentar establecer un sistema de retribuciones que no incentive los riesgos y que busque el beneficio del conjunto de la empresa.

También opinó Segura sobre la salida a Bolsa de los nuevos bancos creados por las cajas. Dijo que es muy difícil valorarlos y que la única forma que asegura cierta protección a los ciudadanos es que haya un tramo institucional amplio, de forma que los precios se fijen por métodos próximos a la subasta competitiva.