Viernes, 13 de Mayo de 2011

Un enemigo feroz para todo el país

Los talibanes de Pakistán

PUBLICO ·13/05/2011 - 22:00h

Germen antisoviético

De etnia pastún

Sus militantes son mayoritariamente de la etnia pastún procedentes de la zona tribal fronteriza con Afganistán. La zona recibió importantes envíos de armas cuando en los años 80 tanto Pakistán como Estados Unidos armaban a los guerrilleros islamistas (muyahidines') que combatían a los soviéticos en Afganistán.

Vínculos

Fieles a Al Qaeda

Los talibanes de Pakistán tienen vínculos con los de Afganistán, también de la etnia pastún. Los talibanes afganos no suelen operar en suelo paquistaní. Los talibanes paquistaníes tienen fuertes vínculos con Al Qaeda y con otros grupos radicales en otras partes de Pakistán.

Ofensiva desde 2001

Odio al Gobierno

Se han opuesto frontalmente al apoyo que Pakistán dio a la campaña militar de Estados Unidos tras los atentados del 11-S. La ola de atentados contra las fuerzas de seguridad paquistaníes se intensificó desde que el Ejército asaltara en 2007 una mezquita radical en Islamabad en la que murieron un centenar de islamistas.

Ley islámica

Campaña radical

Los radicales han matado a cientos de líderes tribales afines al Gobierno en la zona pastún fronteriza con Afganistán. Su objetivo es acabar con las redes tradicionales de poder a través de las cuales el Gobierno central ejercía su control en la zona al tiempo que intentan imponer su visión de la ley islámica. Al hacerse con el control de buena parte de la zona tribal, los islamistas han atacado constantemente a las fuerzas de seguridad en la región con atentados suicidas y con emboscadas. También se hicieron con el control del valle del Swat, al noroeste de Islamabad, hasta que los militares les acabaron expulsando en una gran ofensiva en 2009.

Múltiples Objetivos

Largo brazo

Los talibanes paquistaníes han demostrado en repetidas ocasiones su capacidad para atacar todo tipo de objetivos. Han atentado contra autobuses que transportaban a miembros del la agencia de Inteligencia paquistaní (ISI) y contra el cuartel general del Ejército en Rawalpindi. En los últimos años se han concentrado en atacar las mezquitas mientras grupos rivales se encontraban rezando.

30.000 víctimas

Un saldo brutal

El primer ministro paquistaní, Yousuf Raza Gilani, declaró el lunes que su país ha perdido en la guerra contra el terrorismo más de 30.000 civiles y unos 5.000 miembros de sus fuerzas de seguridad.