Viernes, 13 de Mayo de 2011

Los Reyes visitan en Lausana una gran exposición de pintores expresionistas

EFE ·13/05/2011 - 13:39h

EFE - El rey Juan Carlos y la reina Sofía, junto a la presidenta suiza, Micheline Calmy-Rey (2d), y la directora de la Fundación del Hermitage de Lausana, Juliane Cosandier (i), visitaron hoy una gran exposición de pintores expresionistas españoles, "El Modernismo: De Sorolla a Picasso, 1880-1918", en el segundo y último día de la visita de Estado que los Reyes realizan a Suiza.

Los reyes Juan Carlos y Sofía recorrieron hoy una gran exposición de pintores expresionistas españoles en la Fundación del Hermitage de Lausana, en el segundo día de la visita de Estado que efectúan en Suiza.

"El Modernismo: De Sorolla a Picasso, 1880-1918", que se inauguró en este museo de Lausana en enero y está a punto de cerrar sus puertas, agrupa un centenar de pinturas de una veintena de pintores españoles representativos de la llamada "Generación de 1898", entre ellos Picasso, Sorolla, Santiago Rusiñol, Ignacio Zuloaga y Aureliano Beruete.

Los Reyes se trasladaron a esta ciudad en la que don Juan Carlos residió de niño con su familia desde la capital federal, Berna, donde a primera hora el monarca desayunó con destacados responsables de multinacionales suizas.

En el incomparable marco de la Fundación del Hermitage, un imponente caserón a orillas del lago Leman, la exposición ha supuesto una oportunidad de dar a conocer en Suiza a unos pintores ávidos de modernidad pero que -excepto el archiconocido Picasso- son bastante desconocidos en este país.

La mayoría de las obras provienen de museos públicos españoles, como el Prado, el Museo Sorolla, el Thyssen-Bornemisza, entre otros, pero también de colecciones privadas.

Todos esos artistas, entre finales del siglo XIX y los albores del siglo XX, quisieron poner el arte español en consonancia con lo que pasaba en el resto de Europa, pero "sin caer en la trampa de convertirse en artistas españoles pintando a la francesa", como dijo recientemente a Efe el comisario de la exposición, William Hauptman.

Tras visitar la exposición, los Reyes se trasladaron al Palacio de Beaulieu de Lausana para ofrecer una recepción a los españoles residentes en Suiza.