Viernes, 13 de Mayo de 2011

La ONU habla ya de 850 muertos por la represión de Asad en Siria

La cifra se basa en listas elaboradas por los movimientos opositores que Naciones Unidas da por buenos.

PÚBLICO.ES/EFE ·13/05/2011 - 11:39h

Entre 700 y 850 personas han muerto en Siria por la violencia con la que el régimen de Bachar al Asad está reprimiendo las manifestaciones. La cifra la adelantó esta mañana el portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Rupert Colville, quien se mostró preocupado también por las informaciones que apuntan a la detención masiva de miles de opositores.

"No podemos verificar estos números, pero hay listas detalladas y creemos que son genuinos.  Pedimos una vez más al Gobierno que ejerza control, que deje de usar la fuerza y de llevar a cabo arrestos masivos para silenciar a la oposición", dijo.

Las declaraciones de Colville, sin embargo, no servirán para que el Consejo de Seguridad condene de manera unánime al régimen, como se comprobó hace dos semanas.

El régimen anunció ayer nuevas reformas para tratar de apagar las revueltas. Pero las fuerzas de oposición ya han dejado claro que su objetivo ahora es que caiga el régimen.

Condena de Clinton

EEUU, sin embargo, subió el tono esta mañana por medio de la secretaria de Estado, Hillary Clinton. "Pese a las condenas internacionales, el Gobierno sirio continúa con la represión brutal contras sus propios ciudadanos, incluyendo, la trágica muerte desde marzo de cientos de sirios. Están llevando a cabo detenciones ilegales y torturas y negando la atención médica a las personas heridas. Algunos podrán pensar que esto es un signo de fuerza, pero tratar a su propio pueblo así es, de hecho, sólo un signo de su gran debilidad", dijo.

"Los tanques y las balas no harán desaparecer los problemas políticos y económicos""El presidente Obama y yo hemos condenado estas acciones en términos poco ambiguos y lo vuelvo a hacer hoy. Los eventos recientes en Siria han dejado claro que el país no puede volver a dónde estaba antes. Los tanques y las balas no harán desaparecer los problemas políticos y económicos de Siria", añadió.

"El futuro de Siria sólo será seguro con un Gobierno que refleje la voluntad popular de todos los ciudadanos y proteja su bienestar", concluyó.

Noticias Relacionadas